31870
Fiesta Disco-Funk en El Plaza con Los Amigos Invisibles

Fiesta Disco-Funk en El Plaza con Los Amigos Invisibles

Cynthia
Flores @cherryflores_

31/Ago/2013

Detalles

Las sorpresas suelen suceder en el escenario, pero en esta ocasión se dieron un par de días antes del evento. Los Tetas anunciaron su participación como teloneros de Los Amigos Invisibles y al parecer no todos lo sabían. La explosión funk que debía comenzar a las 9 de la noche estalló 45 minutos antes, con un Plaza Condesa casi vacío que poco a poco recibía al cálido público mexicano.

Con temas de su nuevo EP El Movimiento, los chilenos hicieron vibrar la sangre de los asistentes que llegaron dispuestos a bailar, y de manera casi perfecta, sintonizaron el ritmo cardiaco al tiempo del soul rap funk característico de la banda, preparando el recinto para lo que vendría.

El Plaza se sentía lleno de emociones y en punto de las nueve se percibía completo, con un público expectante. En rojo, una esencia de cabaret en el escenario, prepara a la multitud que murmura entre risas y cervezas; la luz se agota a las 9:30 dejando en el olvido las conversaciones que se convierten en gritos y El Plaza estalla en eufóricos colores púrpura.

Sonó una sutil caricia en los platillos, acompañada de explosivos tarolazos que hicieron vibrar el lugar al ritmo de “Robot Love”; guitarra y bajo saltaron velozmente entre octavas y rasgueos ascendentes que se transformaron en “Amor”.

Los Amigos Invisibles mezclaron el pasado con el presente; saltaron de Repeat After Me, su nuevo material, a los 90 en una noche tan linda que puso a todos como “diablos y diablas de la puerta pa'dentro”. Bajo y percusiones se fusionaron para dejar entrar el funk, que llegó a lo más profundo de los espectadores, quienes se convirtieron en una enorme masa de gritos y baile con “Mentiras” y “Corazón Tattoo”.

Los cuerpos se balancearon con el riff de "Under The Bridge", mientras Armando Figueredo perdía la playera y el escenario se inundaba de colores tropicales al ritmo de la salsa de Mauricio Arcas, quien dejó sonar “Óyeme Nena” y “Mami te Extraño”, dando inicio al baile en parejas.

Julio Briceño agradeció la entrega y dedicó la siguiente canción a “quienes no ganan mucho dinero pero tienen corazón”. Las claves se movieron a su propio ritmo, dando paso a “Ultra-Funk” y “Stay”; mientras, el riff de lira viajó entre los sintetizadores y logró hacer cantar a todos con  “La Vecina”, “Mujer Policía” y “Plastic Woman”. Al final, terminaron encendiendo los tonos disco con “Dulce” y “Disco Anal”, cerrando con broche de oro una presentación de poco más de hora y media con "Ponerte en Cuatro".

La banda se despidió y extendió la invitación a su siguiente presentación, para después regresar y sellar la noche con “Monstro” y “El Santo El Cavernario”. Fue una fiesta completa que complació a todos y que tenía un fin concreto, “hacer sentir a todos como si un camión les pasara encima”. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.