Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

35966
Festival Reggae Latino: Diez horas de comunión y baile

Festival Reggae Latino: Diez horas de comunión y baile

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

27/Oct/2013

Detalles

Las inmediaciones de Ciudad Deportiva lucieron repletas por aquellos que iban a disfrutar de buena música; mientras la leyenda del heavy metal, Black Sabbath, se presentó en el Foro Sol, a las afueras de este, en la Sala de Armas, se llevó a cabo el festival Reggae Latino, evento que regresó al Distrito Federal de una gira por Miami, Playa del Carmen, Monterrey y Guadalajara, entre otras ciudades de la República.

Dentro del recinto la audiencia era poca pero entregada ante Chala Rasta, que se encargó de preparar el escenario reiterando su apoyo a México en la lucha por un mejor gobierno. Durante los aproximadamente treinta minutos que duró la actuación de la banda argentina, que este 2013 cumple 23 años de trayectoria, no paró de agradecer al público, que correspondió con la petición de un tema extra, ante lo cual los organizadores decidieron continuar con el programa establecido y no permitieron una complacencia más.

Tras gritos y chiflidos por dicha situación, el staff preparó los instrumentos para Raggabund, que puso a bailar a todos los presentes con su dance hall. Tal vez no era el momento perfecto, o se vieron afectados por la poca audiencia, pues su propuesta no llamó mucho la atención. La entrada de personas aún no mejoraba cuando Gogonut subió al entarimado; ésta banda, que mezcla el reggae con hip hop y rock, tampoco no logró conectarse con el respetable, lo que ocasionó que recibieran algunos chiflidos.

Ya cuando la luz del sol se alejaba, y los asistentes se mostraban un poco ansiosos, los panameños de Raíces y Cultura se apoderaron de la Sala de Armas con su roots. Temas como “Eres Tú”, “Suelo Pensar” y “Cansado de esperar” provocaron que los teléfonos celulares y encendedores se alzaran y movieran al ritmo de la música.

Todo iba bien hasta que comenzaron los retrasos en los actos, lo que se vio reflejado en la presentación de Kameleba, banda argentina que visitó nuestro país por segunda ocasión, cuyo show duró escasos treinta minutos y no los sesenta acordados en el horario. A pesar de esta situación se pudieron escuchar temas como“Espejo”, “Intuición”, “No me Rindo” y “Sensitiva Esencia”.

Con los ánimos en alto y con un aforo mayor, estaba todo listo para que arribara Zona Ganjah, pero de nueva cuenta hubo un retraso de aproximadamente 40 minutos, el cual intentaron ser aminorados con una selección de música de diferentes bandas en el audio local.

A pesar de los inconvenientes, la banda liderada por José Gahona ofreció uno de los mejores actos de la noche. “Estamos terminando la gira en este país que siempre nos recibe con amor, gracias por venir a escuchar música consciente”, comentó el vocalista. Éxitos como “Quienes Son”, “No más guerra”, “Somos R” y “Nuevo día”, entre muchos otros, hicieron olvidar los problemas de audio existentes  y las preocupaciones.

El festival estaba llegando al final y la hora había programada para Dread Mar I no era la acordada. Parte de los asistentes abandonaron el recinto al finalizar Zona Ganjah para poder alcanzar transporte público, ocasionando que la Sala de Armas luciera con grandes huecos en sus secciones.

Luego de esperar cerca de 30 minutos, Mariano Javier Castro subió al escenario arrancando las últimas fuerzas de los presentes. Con la alegría y entrega que lo caracteriza, el cantautor sudamericano interpretó durante una hora y media temas como “Ave en Vuelo”, “Eso lo sé muy bien”, "Millones de Mujeres" y“Arena en nuestras manos”, que forman parte de su más reciente producción Transparente, además de “Más allá de tus ojos”, “Sálvame” y “De Lejos”.

Rostros felices, cuerpos cansados, ojos rojos, parejas abrazadas y miles de almas satisfechas fueron el resultado de más de 10 horas de reggae en un mismo lugar. Se aplaude la iniciativa de los organizadores al conseguir mejores lugares para presentar este género, aunque todavía tienen muchos detalles que cuidar, como el tiempo de las bandas y las confirmaciones. Esperemos que muy pronto se puedan ver los carteles de la próxima edición y la producción tome en cuenta los comentarios de los asistentes.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

No es una revista, es un movimiento.