17311

EL ROCK NOS UNIÓ, A PESAR DE LOS ALTIBAJOS

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

18/Dic/2012

Detalles

El 15 y 16 de diciembre se llevó a cabo la séptima edición de El Rock Nos Une, en el Pepsi Center, ofreciendo una gran variedad musical para todos los gustos.  La intención era buena, pero desgraciadamente tuvo algunos errores. De entrada, el nombre invitaba a la unión por medio de la música y esto no se notó en el cartel que claramente separaba a las bandas alternativas de aquellas que tocan ska y rock duro.

Ambas fechas comenzaron con grupos provenientes –en su mayoría- del concurso La Nueva Sangre del Rock. Después de los novatos, tocaron los que llevan más tiempo en esto de la música. Hubo representantes de México y otros países latinoamericanos, así como un par de europeos.

El primer día sobresalió por tres aspectos negativos: sonido pésimo, mala organización y poca audiencia –había boletos en taquilla al 2x1 y más baratos en la reventa.

Las presentaciones más esperadas iniciaron con la de Bengala, que se vio opacada cuando su teclado se descompuso en “16”. Dejaron de tocar y Diego (vocalista), muy molesto dijo “disculpen muchachos pero vale verga todo esto”. Sonó una canción más y se acabó.

Austin Tv dio su último show del año, parte de su gira Buscando al Ejército. Casi al final, las luces se apagaron, se prendieron las de las máscaras de los músicos y tocaron “El hombre pánico”, “Shiva” y “Dos tardes de mi vida”, cover de Rigo Tovar.

Llegó el rock dark-guapachoso de San Pascualito Rey, que se lució con “Si te vas”, “Salgamos de aquí” y más temas, hasta que en el último, los ingenieros de audio encimaron otro, provocando que Pascual azotara su micrófono y abandonara el escenario, seguido por sus compañeros.

Más tarde, Alfonso André –que tuvo de invitado a Pascual para cantar “Estampa”- y Lucybell hicieron lo suyo, también con problemas de audio. La situación del sonido cambió con el arribo de Paté de Fuá, momento a partir del cual cada banda contó con su propio staff.

Tras un set acústico de Ely Guerra y la intervención de Nortec Collective: Hiperboreal, Los Daniels tocaron algunos de sus hits y “Morena”, un adelanto de su siguiente álbum. Los últimos en subir al escenario fueron Los Bunkers, ellos le cumplieron al público y provocaron su ovación con “Llueve sobre la ciudad”, “Ven aquí” y, al final, “Y volveré”.

El segundo día, el lugar se llenó a reventar y no dejaba de llegar gente. Fue un festival totalmente diferente dedicado al ska, salvo por las actuaciones de Motor, La Castañeda y Cuca, que pusieron en alto al rock de verdad, ese que no tiene adornos y en el que suenan potentes riffs de guitarra.

México es un país en el que hay muchos amantes del ska y eso quedó más que claro con Los Victorios, La Tremenda Korte, Los de Abajo y Panteón Rococó; bandas que hicieron que el público se luciera con sus mejores pasos y que no parara de saltar, en lo que se convirtió en una fiesta en la que se invitaba a la paz y la tolerancia. Todos los mencionados interpretaron lo mejor de su catálogo y una que otra novedad.

El Rock Nos Une terminó muy bien, después de un primer día muy accidentado. Seguramente tendremos más ediciones y eso es bueno, ya que se necesitan más espacios de difusión para el rock en nuestro país y este se ha convertido en uno importante. Ojalá que los organizadores hayan aprendido de sus errores y que los corrijan para la próxima vez.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

No es una revista, es un movimiento.