43626
Domingo de distorsión familiar con The Cynics

Domingo de distorsión familiar con The Cynics

Bruno
Muñoz @Bruno_Muti

10/Mar/2014

Detalles

Noche de garage, rock and roll y el cierre de la mini-gira que ofrecieron los temidos y referenciados The Cynics en nuestro país. Tras seis años de ausencia y con tantas canciones qué pedirles, congregaron a un fiel pero reducido quórum en un domingo cuyo show se dio el lujo de iniciar a las 21:00 h.

La primer presentación de estos oriundos de Pittsburg, PA, en nuestro país fue un viernes de vieja escuela, de muertos vivientes que se reúnen cada luna llena para presenciar retornos de bandas como esta cuyas primeras presentaciones en nuestro país datan de hace treinta años y que, sobre todas las cosas, crean un ambiente de violenta amistad en el que llueve tanto cerveza como sudor (más un par de gotas de sangre de algún incauto).

El primer concierto de The Cynics en La Faena fue un épico y trepidante momento de adrenalina que culminó con el colapso de parte del equipo de audio a causa de severos "bailes", en cambio, el show del Pasagüero fue más una especie de recital para familias y señoras que al primer movimiento brusco uno se exponía a señalamientos y reprimendas dignas de maestra de primaria.

Gracias a la incertidumbre en cuanto a los horarios nunca se sabe a qué hora llegar a los shows de garage, sean Los Peyotes, Wau & Los Arrrghs!!! o The Mono Men, sus presentaciones siempre desembocan en un tardío inicio y posterior finalización que rompe las pelotas de aquellos que al día siguiente tienen que trabajar. Aún así, el compromiso es con la música y aunque hubo gente que estuvo dos días antes en La Faena junto a Los Sustos y Los Mustang 66, repitieron en busca de más acción sónica.

La primer banda en salir fue Viv & The Sect cuyo arquetípico ensamble con peinados de hongo, botines y cuellos de tortuga hizo excelente compañía visual para el clásico y cadencioso garage rock que ejecutaron. Un poco de ecualización, unos cables sueltos por allá, pero prodigiosos y talentosos resultaron los muchachos, perfecto antecedente para los héroes locales Mustang 66 que además de “Huracán”, “Sufriendo”  y “Mustang Rojo”, no faltaron sus versiones de “The Witch” de The Sonics y “Ward 81” de The Fuzztones.

En punto de las 23:15 h el cuarteto de Pittsburg (más bien dos nativos y un par de hijos adoptivos) subieron al entarimado y arrancaron con “All These Streets”, un buen inicio que auguraba el estallido de los presentes con la energía e intensidad que transmite la música sin importar la hora y día –difícil hacerlo con una fila de fotógrafos aferrados a la barricada sin protección y uno sin ganas de dañar su equipo-.

Siguió “No Reason”, “What She Said” y hasta el clásico “Baby, What’s Wrong?” pero nada; sólo ordenados y distribuidos meneos de señoras hasta con tacones y bañadas perfume. Uno que otro maldoso no pudo evitar intentar armar el slam y hasta regañado salió. ¿Qué estaba pasando? ¿no sentían el pedal fuzz en las venas? ¿eran inmunes a la distorsión de los amplificadores? En fin, con los brazos cruzados y la cabeza hacia los lados, aquellos que en La Faena habían salido hasta sin zapatos se resignaron a apreciar el show en calma.

“Girl, You’re On My Mind”, “Get My Way” y listo: combo de “You Got The Love”, “Close To Me” y los empujones con licor en los ojos llegaron para regocijo hasta de la banda en escena que soltó carcajadas al ver el súbito motín en la pista.

La acción duró poco y para el encore la gente parecía ya disipada en la barra o hasta camino a sus hogares. Primero la banda retornó para interpretar “Spinning Wheel Motel” y “Last Time Around”, y más por gusto personal que por una ensordecedora ovación, regalaron “Never Had It Better”, “Way It’s Gonna Be” y “Turn Me Loose”. ¿Una más? “Cry Cry Cry” para despedirse de la Ciudad de México que los ha visto un sin fin de ocasiones en distintos escenarios y situaciones aunque esa noche de domingo, sin duda, fue la más rara.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Bruno
Muñoz @Bruno_Muti

No es una revista, es un movimiento.