43989
Distant Worlds: la fantasía aún está lejos de finalizar

Distant Worlds: la fantasía aún está lejos de finalizar

Diego
Figueroa @halofive

13/Mar/2014

Detalles

Cabe mencionar que no soy de música de Zelda, pero cuando me entere que iba a llegar a México el show de Distant Worlds el nerdo que vive en mí (y se manifiesta el 90% del tiempo) soltó una solitaria lágrima viril, pues las melodías del compositor de Final Fantasy, Nobuo Uematsu, me acompañaron a lo largo de mi infancia.

Bajo la producción de Arnie RothDistant Worlds es la celebración de 25 años de canciones que han acompañado a la franquicia de juegos de rol más longeva que existe. Para esta ocasión se contó con la interpretación de la Orquesta Sinfónica Nacional, quien en general hizo un muy buen trabajo, salvo unos pequeños detalles que comentaré posteriormente.

Sorprendió mucho que a pesar de que Square Enix es sumamente respetuoso con la marca Final Fantasy, en el concierto se dieron chance de jugar con ella. Así tuvimos a un Nobuo Uematsu con máscara de luchador, la orquesta tocando la fanfarria de victoria nomás porque sí y un silencio muy incómodo cuando Arnie le pregunto a la audiencia que quien era fan de Final Fantasy 11… nadie jugó a esa madre.

Me prendió cañón cuando tocaron Theme of Love de FFIV, pues el arreglo que le hicieron causo que una rola bastante cursi se convirtiera en algo épico, además de que hubo 2 medleys geniales, uno en donde mezclaron varias versiones del tema de Chocobo con ritmo latino y otro en donde pudimos escuchar los mejores temas de batalla, entre ellos el de FFVII y FFV.

Para deleite de los hardcore gamers, la mayoría de las canciones que escuchamos se despegaban de lo populacho para dar paso a lo alternativo. Creo que nadie se esperaba que trajeran a un guitarrista para Vamo’ Alla Flamenco de FFIX o que se aventaran Man With a Machine Gun de FFVIII, de hecho, analizándolo, hubo mucho amor por FFVIII, pues también estuvieron presentes en el playlist Liberis Fatali y Don’t Be Afraid, pero como en mi opinión ese juego es el que mejor música tiene, no hay quejas al respecto.

Lamentablemente no todo fue bonito, ya que la dirección de cámaras fue pésima y se enfocaba en músicos que no estaban haciendo nada, arruinaron la famosa opera de FFVI poniendo a un narrador que hablaba inglés a un nivel inferior que el de Antonio Banderas y Salma Hayek, y para acabarla de amolar, se aventaron un comercialote de muy mal gusto para promocionar FFXIII Lightning Returns.

En general, entre sin expectativas, salí complacido y no dudaría en ver otra vez el show, pues independientemente de que seas gamer o no, la calidad de las melodías es innegable, y la producción tuvo detallitos, pero nada que rebajara la experiencia.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.