48472
Death In June y la gloria de concierto imposible

Death In June y la gloria de concierto imposible

Mario
Hernandez @presentepasado

17/May/2014

Detalles

Tan surreal como el sol en la noche, y casi tan increíble como una flor en el desierto, lo inimaginable sucedió y Death In June se presentó en un foro mexicano; Douglas P. acompañado de John Murphy en la batería llegó a nuestro país por vez primera, y posiblemente la última en lo que fue sin duda un intenso y hermoso recital.

Con pocas semanas de anticipación y con la incurable herida de la incredulidad en el público nacional, la llegada del pasado sábado era realmente añorada. Con la premisa de ser un show para solo doscientos afortunados (sacrificados afortunados, por el precio del boleto), y la expectativa también por las previas malas experiencias de la comunidad gótica y alternativa en el nuevo foro, el infame VD+ que ha albergado en el pasado shows de EBM y future pop, la ansiedad era casi palpable.

El escenario estaba engalanado por toda la iconografía de la banda, y era solo cuestión de tiempo para ver a dueto. Con horarios que fueron totalmente ignorados e iniciando hasta las 23 H, el multi-instrumentista Miro Snejdr tomó escena para interpretar un breve pero destacado recital de piano, para después de unos veinte minutos y unas tres piezas, acompañar al enmascarado Douglas en el acordeón.

Una inolvidable ovación al escuchar la voz del británico después de tantos tiempo de dar por olvidada la posibilidad de una visita de una banda que inclusive sus paradas a nuestro vecino del norte se pueden contar con una mano, “Life Under Siege” rompió el silencio y de ahí todo fue una catarata de lágrimas entre el público: “Wolf Rose”, “Hail! The White Grain” y “Leopard Flowers”; se retira Miro y entra John para seguir con el ritual, ahora fuertes percusiones con “Death of A Man” y “Bring In The Night”

Douglas se retira su máscara, se coloca sus lentes y la longeva velada acústica daba inicio; “Until the Living Flesh Is Burned”, “Ku Ku Ku” y “Golden Wedding of Sorrow” eran cantadas a todo pulmón, y todo iba de maravilla hasta la muerte de la guitarra en “Come Before Christ And Murder Love”, se suelta la guitarra y suena “Tick Tock” para compensar antes de volver a darle una oportunidad al tema interrumpido.

Las fallas de audio fueron contadas, pero para un recital de tal magnitud eran inmensas, aún así la euforia y emoción eran más poderosas. “Leper Lord”, “Dissapear in Every Way”, “The Maveric Chamber” y “Runes and Men” eran recibidas con jolgorio, y si bien las características de ser un show de pura batería y guitarra acústica le quitaba cierto encanto a las canciones concebidas con otros instrumentos, el recital fue la gloria para los acólitos de esta banda que gozaron dos horas de la voz de Douglas que inclusive invitaba a pedir canciones sin temor.

Más de treinta canciones y un solo encore, “Heaven Street” y “C’est un Rêve”. Como llegó la banda se fue, casi las dos de la mañana y todo había terminado. Se abren puertas y no quedó más que salir a la realidad: Death In June se presentó en México.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Mario
Hernandez @presentepasado