59642
De la Tierra: Estamos los que tenemos que estar

De la Tierra: Estamos los que tenemos que estar

Armando
Saldaña @Armand_24

06/Nov/2014

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

No hay nada nuevo al decir que el heavy metal, salvo en contadas circunstancias, no es un género de gustos masivos. Y no hay nada de malo en ello, ya lo dijo Sam Dunn con gran estilo en A Headbangers Journey: los que estamos lo estamos haciendo bien y no te necesitamos.

Valga esta esta referencia para ejemplificar el sentimiento que navegó durante la noche de ayer por las paredes del Plaza Condesa: éramos pocos, pero estábamos los que teníamos que estar, y justó así lo reconoció un Andrés Giménez, visiblemente alegre, tras ver la reacción y respuesta inicial del público nacional a las primeras piezas interpretadas por De la Tierra.

“Somos uno” fue la encargada de abrir la noche, con esos riffs iniciales tan cercanos a una era perdida de Sepultura, pero con suficiente carácter e identidad para forjar la que sin duda es la mejor pieza del álbum debut de la banda. Tras ésta, “Maldita historia” sonó y el público respondió con una rueda de moshpit que comenzó a moldear la noche.

Tras tocar la versión del cover de “Policía” que Sepultura le hizo a la banda brasileña Titas a mediados de los noventa, llegó una de las canciones más coreadas: “San Asesino”, tras la cual el Sr. Flavio tomó los micrófonos para manifestar su apoyo con los familiares de los desaparecidos de la normal de Ayotizinapa. Todo bien, aunque a juzgar por la señal que Alex González (baterista) le hizo a Gímenez indicándole con los dedos el número 43, y después éste comunicándoselo al Sr. Flavio, este hecho se sintió más como una corrección política que como una verdadera y genuina solidaridad con los 43 hermanos desaparecidos.

La noche continuó y a lo largo de ella sonaron la gran mayoría de los tracks del álbum debut de De la Tierra, más un cover extra a “Señor Matanza” de Mano Negra, interpretada por un Sr. Flavio que, entrado en un éxtasis y emoción palpable, martillaba cada una de las 5 cuerdas de su bajo. Gran talento y desempeño el que tiene este señor, sin duda.

Es notable la experiencia que tienen estos cuatro señores: Kisser con una soltura magnífica detrás de las seis cuerdas, Sr. Flavio slappeando su bajo y bailando por todo el escenario; un Alex González dejando ver que en Maná está muy desaprovechado y Andrés Gímenez con una voz que encontró un perfecto balance entre los estribillos melódicos y los gritos guturales. Cada canción ejecutada se desmarcaba considerablemente del sonido mostrado en el álbum y en vivo exhibió una potencia y matiz distintos: bombos y bajos más graves y riffs más filosos y desgarradores.

La noche terminó y estoy seguro que en más de uno quedó insatisfecha la necesidad de escuchar algún cover a uno de los clásicos de Sepultura (o incluso de A.N.I.M.A.L.). Pero eso no importó, la sensación de haber presenciado un gran show de heavy metal quedó y permanecerá, aun cuando fuimos pocos los que estuvimos ahí.

REDACCIÓN:

Joel
Sebastián

FOTO:

Armando
Saldaña @Armand_24

No es una revista, es un movimiento.