34395
Crystal Castles: El Castillo del Electrotrash

Crystal Castles: El Castillo del Electrotrash

Viridiana
Lazarini @vir_y

06/Oct/2013

Detalles
Artista(s)

Se trataba de un concierto pactado a las 9 p.m; para las 10:30, la concurrencia adentro del Salón José Cuervo ya se mostraba impaciente por que empezara el espectáculo, sin embargo, los ingenieros de audio canadienses seguían haciendo aspavientos y moviendo la cabeza de un lado a otro, lo que no auguraba un pronto inicio.

Diez minutos después, el público estalló en gritos y aplausos cuando Crystal Castles pisó el escenario, quienes sentaron un precedente para lo que sería la tónica del resto del concierto con una electrizante versión de "Plague", primer sencillo de su último álbum.

El José Cuervo se volvió un manicomio con las características primeras notas de la segunda canción: "Baptism"; volaba cerveza de $90 pesos por los aires, las chicas se trepaban en hombros de los chicos y todos saltaban al ritmo del beat, siguiendo el ejemplo de la enérgica Alice Glass y su cabellera platinada.

Si bien Crystal Castles no es un grupo de rock, esto no impide que Glass acapare el escenario en absoluto papel de “frontwoman” rockera, incluyendo una botella de Jack Daniels en mano, cuyos escupitazos de whiskey eran recibidos con júbilo por parte de los asistentes del frente. Pocos gestos se dicen “rockstar” como prender un cigarrillo para darle un par de fumadas entre canciones; por un segundo pensé que ese tenue olor a humo que estaba inhalando era de Alice Glass, pero tristemente, era más probable que fuera del de mis clandestinos compañeros de área.

Ethan Kath, que seguramente no es su verdadero nombre, alternaba entre la consola y el sintetizador, apegándose más al teclado en canciones con distintiva melodía como “Celestica”, “Crimewave” y la bien recibida “Not In Love”; Kath se mostraba satisfecho de presenciar como su concepto artístico respiraba y latía encarnado en tan ferviente público latinoamericano, a pesar de que la concurrencia solo aclamaba ¡Alice!, ¡Alice! Glass, por su parte, disparaba gritos bajo una densa capa de distorsión, y lucía mejor en las canciones tipo electro-grunge como “Alice Practice”, del debut Crystal Castles.

Glass acompañaba a Kath en la consola para temas completamente instrumentales como la pulsante “Telepath”; sin perder el estilo, lograba prender y dirigir al público. Mención especial también para su baterista, Christopher Chartrand, quien aumenta notablemente el sonido del dúo canadiense.

Cerca de la media noche, el público abandonó el "Joe Crow" extasiado, cansado, con los oídos todavía pulsando, pero recién bautizado. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:

Iván
Lechuga

FOTO:

Viridiana
Lazarini @vir_y

No es una revista, es un movimiento.