31827
Corrosion of Conformity: Con la Cara Hecha Pedazos

Corrosion of Conformity: Con la Cara Hecha Pedazos

Diego
Figueroa @halofive

01/Sep/2013

Detalles

El sudor en las axilas y frente inundaba la pequeña sala; los dientes rechinaban y los puños estaban tan apretados que comenzaban a sangrar. Unos incrédulos y otros ansiosos, el ambiente dentro del Circo Volador se sentía viciado ¿de verdad tras más de 20 años de ausencia, Corrosion of Conformity estaba de vuelta?

Si bien el quorum era reducido, inclusive para el pequeño lobby del Circo Volador, una pregunta rondaba en el aire ¿por qué había tan poca gente? Las playeras descansaban en la mesa de mercancía, la manta del clásico logo estaba montada y justo un día antes, Mike Dean, Woody Weatherman y Reed Mullin habían ofrecido una firma de autógrafos ¿o no? ¿De verdad los míticos CoC estaban de regreso en nuestro país?

Dado el cuarto para las nueve, uno de los iconos de nuestra propia escena del punk y metal mexicano subió al escenario para zarandear y cachetear a los presentes; Garrobos interpretó desde clásicos hasta temas nuevos como “Animal”, “Un Segundo Más”, “Todos Somos Criminales” y por supuesto, “Paredes”, “Sacude el Cráneo” y “Caballos”. "Más de 40 años de escena de metal en México, lo importante es que todas las tribus urbanas permanezcamos como una: punks, rockers, metaleros, lo que sea; es momento de que estemos unidos" dijo Lagarto antes de dejar el escenario más que preparado para los nativos de Carolina del Norte.

Cada instante parecía una eternidad. Mientras nos preparábamos mentalmente para el cataclismo del crossover, en un parpadeo, la pequeña sala parecía ya llena, y en otro parpadeo, el trío de músicos ya estaba sobre el escenario montando su propio equipo; sin jala-cables, sin staff uniformado, sin prueba de sonido: verdadero DIY.

Sin presentación alguna, fanfarria o intro pregrabado, comenzaron los primeros acordes: crudos y pesados, como un litro de brea sobre el rostro. “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)” de su álbum de 1996, Wiseblood, golpeó los testículos de los presentes y sin freno arremetió mientras uno permanecía en el suelo.“Deliverance”, “Holier” y una imparable sucesión de patadas y puñetazos en forma de “Seven Days”, “Your Tomorrow” y “The Doom”, que con toda la herencia del punk y hardcore, no dejaron ni cinco segundos de respiro entre tema. Era real, era cierto; esa enorme máscara de corrosión y toxicidad no se anda con juegos, estaba ahí para y por nosotros.

Se dejó ver un open pit; los primeros empujones, brincos y golpes llegaron para no irse nuncay dar paro al circle pit. Entre sludge y thrash, los puños al aire arremetían contra sí, dejando ver sonrisas en la cara de Woody Weatherman, quien, señalando a la pulverizada audiencia tras recibir una máscara de luchador, arrancó con la segunda sucesión de caos en la noche: “Loss for Words”, “Mad World” y “Hungry Child”, entre versiones a medias de “Hand of Doom” de Black Sabbath y “Vote With A Bullet" del álbum Blind, el icono del metal subterráneo regaló un último tema antes de mandar al diablo y moler por completo al público: “Technocracy”.

Los mismos puños ensangrentados y el sudor en la cara se llenaron de satisfacción. Lo hicimos. Estuvimos ahí. ¿De verdad es este el año en que veamos no solo a Corrosion of Conformity en México, sino a Suicidal Tendencies y Madball? ¿Serán un regalo del cosmos por el suplicio que vivimos día a día en este moribundo país? ¡¿A quién carajos le importa?! ¡Vamos a rompernos la cara!

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.