79370
Centavrvs en el Lunario del Auditorio Nacional

Centavrvs en el Lunario del Auditorio Nacional

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Lunario del Auditorio Nacional

Artista(s)

Por fin el talento de Centavrvs, está siendo más y más reconocido.

Pocas bandas nacionales han definido un sonido propio e identificable, valor cuanto más importante en un mundo lleno de opciones musicales; Centavrvs es una de ellas, y el reconocimiento a su labor, un tanto intermitente, llegó el viernes pasado, en la presentación de su primer LP, Sombras de Oro.

Previo a que Paco, Demián, Alan y Rayo tomarán el escenario, coronado por barras de leds multicolor, La Vida Bohéme ofreció un show abridor que dejó más que satisfecho al público. Después, la fiesta de electrónica regional mexicana empezó con “La Tierra Habla”.

Los más de 600 asistentes coreaban las canciones, bailaban los ritmos más cumbiancheros y se emocionaban con algunas imágenes de los visuales que aparecieron en las pantallas (un caballo a todo galope, un revolucionario que amenazaba con su vara).

La noche iba a tener sorpresas, como la misma banda lo anunció días antes del concierto: La Vida Boheme participó con percusiones y vocales, y Denise Gutiérrez, de Hello Seahorse!, era obligada en “Por Eso”, primer sencillo del álbum (ella grabó las voces).

Pero la locura se desató cuando Ely Guerra, ataviada con una capa y sombrero al más puro estilo vaquero, subió al escenario para cantar una de las canciones que más ha inspirado a la banda, según el propio Demián, “Kiko and The Lavender Moon”, original de Los Lobos. Luego, Pato de La Maldita Vecindad, hizo que todos gritaran y brincaran al participar en “La Noche y un Huracán”.

Tres rolas y un encore de dos más dieron fin a la fiesta de Centavrvs, una presentación que dejó claro que la música original y creativa, en un contexto adecuado, siempre vendrá bien a las nuevas generaciones. Enhorabuena por la consolidación de un proyecto tan especial.

No es una revista, es un movimiento.