173338
Carlos Sadness desde el otro lado del Atlántico

Carlos Sadness desde el otro lado del Atlántico

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

#QuédateEnCasa

Artista(s)

En la costa española más cercana a nuestro país, el compositor barcelonés ofreció un show lleno de magia, baile y nostalgia.

El pasado 12 de septiembre en punto de las 20:30 hrs, Carlos Sadness, en compañía de los músicos Jordi Bastida y Marc Sospedra, iniciaron la transmisión de un concierto preparado especialmente para México, titulado Desde el otro lado del Atlántico. Sin embargo, minutos antes, ya se aglutinaban los comentarios en la plataforma de Ocesa Irrepetible de decenas de seguidores y uno que otro "vende chelas virtual", ansiosos por el inicio del concierto online.

Concretar una presentación vía streaming es todo un reto y una decisión arriesgada para los artistas en estos momentos, debido a la logística y alcance que puede llegar a tener; sin embargo, cabe la posibilidad de que represente un vía por donde las bandas y cantantes, desarrollen ideas creativas que les permitan seguir difundiendo su arte y música, a quienes así lo deseen.

En ese sentido, no se le puede reprochar mucho a la producción que respaldó y acompañó a Carlos Sadness, durante la hora y media, que duró aproximadamente su presentación. Aunque al inicio del show, varios asistentes tuvieron problemas con la conexión y de repente se leían desesperados por perderse alguna canción, la mayor parte de la transmisión fue estable y se desarrolló sin contratiempos.

En Twitter, alguien se quejaba por el hecho de que el intérprete no estaba realmente "transmitiendo en vivo", sino que era un "video más" que bien se pudo haber encontrado en YouTube, sin embargo, en estos tiempos es bien válida la intención por parte de los organizadores, de presentar un contenido de calidad y con la edición apropiada, que incluya desde los arreglos precisos a la música hasta los ambiente sonoros adecuados, para acercarse lo más posible a una experiencia presencial. A pesar de eso, la gente se leía contenta, animada e incluso comenzaron a seguirse  en Instagram, formaron grupos de Facebook y  WhatsApp para armar comunidad con un solo propósito: la música de su artista favorito.

Ahora bien, ¿listos para bailar? Envueltos en un ambiente veraniego, con una escenografía montada sobre la arena y la inmensidad del océano Atlántico a sus espaldas, Carlos Sadness y sus amigos arrancaron con el tema "Ciclo Lunar", la pieza que da inicio a su más reciente producción discográfica,Tropical Jesus , y con la cual le dieron la bienvenida a la caída del atardecer.

Hola amigos de México, ¿cómo estáis? Estamos contentos de que nos podamos ver aunque sea en la distancia, pero dentro de la distancia es la mínima distancia que hemos encontrado porque allá hay un trozo de tierra y no es Veracruz, pero sí es cierto que si seguimos recto llegaríamos a México, aquí es uno de los sitios de España más cercanos a México", expresó el cantante.

Carlosadness2020_3

Suavemente, el artista dio paso a "Chocolate y Nata" y "Me desamaste". Para este último, habló sobre la realización del video y las diferentes influencias en la canción con sus anteriores sencillos. Continuó con "Todo estaba bien", un tema en el que colaboró en el álbum con el cantautor, Manuel Medrano. Es inevitable imaginarse entre la multitud, y pensar en cómo los versos "... lo bien que estaría volver a conocerse. En medio del ruido, entre tanta gente. Volver a la primera vez que te tuve delante", toman un sentido completamente diferente al estar frente a la pantalla. Para este momento del show, estoy segura de que gran parte de los asistentes ya se encontraban bailando o al menos, moviendo la cabeza.

Una vez que la última nota resonó entre las olas, la frase "¿por qué no me llevas a un sitio de esos? Donde dices que no existe el tiempo y tiemblan mis huesos" vibró a pesar de la distancia. Mientras Carlos señalaba al horizonte por donde se llega a México, el Club Náutico San Vicente do Mar acogía al sencillo ,"Isla Morenita". Durante la interpretación, el sentimiento de añoranza ya se percibía en la voz del cantante y la gente expresaba en los comentarios, su nostalgia y anhelos por verlo cantar en vivo. Al final de la canción, los sentimientos del compositor para con el público fueron mutuos, externando así su deseo de volver a tierras mexicanas cuando las condiciones sanitarias lo permitan.

Carlosadness2020_6

Carlosadness2020_

La sexta canción en su repertorio fue "Ahorita", una palabra que básicamente "no existe" en España y con la que Sadness reafirmó su amor por México y la influencia que ha tenido en su música. Por supuesto, no podían faltar los "aplausos virtuales", los "gritos desgarradores y desesperados a la distancia" y muchos "te amo digitales" por parte del público.

La alegría junto con la llegada de la noche, arribó a la playa de la mano de "Perseide", un track incluido en el álbum La Idea Salvaje de 2015. La interpretación estuvo llena de recuerdos y memorias de las actuaciones que el artista ofreció en el lunario del Auditorio Nacional, hace unos años.

Esta canción yo sé que le gusta mucho a la gente de Latinoamérica y creo que la hemos tocado en todos lados. En España la habíamos quitado, pero me dí cuenta que hacía falta porque es parte de mi repertorio favorito", explicó Sadness

Con "Número oculto" y "Adiós a los dinosaurios", llegaron anécdotas sobre lecturas de cartas y el misticismo que esto conlleva, además de la intriga y curiosidad que le provoca el concepto de eternidad. Los ritmos tropicales anteriores, dieron paso a las dulces ondas sonoras que producían las cuerdas de su ukelele, con el sencillo "Semitransparente". Cerrando los ojos tiernamente, Carlos nos dejó crear un ambiente íntimo desde nuestros hogares, por el cual transmitió con sinceridad su música a través de versos como "aquella luz que cruza mis huesos y deja ver mi corazón".

El pico más alto del show apareció con "Amor Papaya", uno de los temas más esperados. Los comentarios no cedían y Sadness no paraba de agradecer y recordar los momentos vividos en México y Latinoámerica. En algunos momentos, el cantante comentó que no importaba que estuviera cantando frente a una cámara ya que podía imaginarse las caras de su público, gritando y bailando con él; realmente se encontraba muy feliz. Para este momento del concierto, solo pensaba: ¡Coronavirus detente ya por favor. Devuélvenos los conciertos!

Yo no llevo tatuajes, pero si me hubiera tatuado me hubiera dibujado una papaya, está fruta que tiene que ver mucho con México. La escribí junto a Caloncho, cuando visité por primera vez muchos lugares nuevos como Toluca, Guadalajara. Nos conecta con muchos recuerdos inolvidables”

Carlosadness2020_4

"Longitud de onda" y "Física moderna" fueron los temas en los que se percibió un disfrute mayor por parte de  la banda y el intérprete. Después de un breve encore con una bella imagen de la playa entre ambas canciones, los tres músicos se veían más relajados y sueltos entre la arena que alojaba el escenario lleno de luces cálidas.

Es curioso, cómo con frecuencia se piensa mucho más en la experiencia de los espectadores durante un concierto en está "normalidad" en constante transformación y a veces se dejan de lado las sensaciones de quien se para frente a un micrófono. Pues bien, la inicial extrañeza de cantar frente a una cámara, se desvaneció con estas dos interpretaciones, Jordi y Marc se dejaron llevar y Carlos no dejó de brincar y bailar al ritmo de la música.

Ya en la recta final, "Días impares" fue un momento de reflexión luego de la catarsis anterior, además, sirvió para transitar a "Aloha", uno de los sencillos más alegres de Tropical Jesus. Aunque, Carlos Sadness admitió que no estaba realmente seguro de realizar un show a la distancia, expresó que se  sentía agradecido y contento por decidirse a hacerlo.

"Les queremos mandar muchísimo ánimo a todos y para la gente que les está costando mucho está situación, les mandamos mucha buena vibra... Nosotros les queremos bien cabrón, los amo duro, gracias por este ratito con nosotros", comentó el cantautor instantes antes de dar paso a "Te quiero un poco".

Carlosadness2020_5

"Qué electricidad" dio por terminada la velada y al final, los tres músicos se sumergieron en el mar, mientras el mundo seguía girando a nuestro alrededor y solo esperábamos que en la eternidad de cientos de  respiraciones agitadas, nos encontráramos en un instante próximo. Una vez más, a pesar de la distancia, logramos unir "tu sonrisa elástica a la mía, cruzando el mar sin cambiar de posición".

Desde el otro lado del Atlántico, incluyó la mayor parte de los tracks de Tropical Jesus, con excepción de "Muerte súbita de un caimán", "Clorofila", "El Simpático" y "El Gringo".

 

CarlosSadness_2020

 

Carlos2020

 

 

No es una revista, es un movimiento.