Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

32489
Black Lips: Sudor, alcohol y ardor

Black Lips: Sudor, alcohol y ardor

Osiris
Priego @osirispriego

08/Sep/2013

Detalles

De vuelta por cuarta ocasión a la capital y quinta a nuestro país, el cuarteto consentido de garage, Black Lips, vino, vio y venció en una noche bañada en alcohol, ya que como sí se tratara de una guerra a muerte, todo tipo de líquidos fueron usados como proyectiles durante la hora y cuarto que duró su presentación.

Antes de que los ojos ardieran o se tuvieran hielazos en el cráneo, los originarios de Tamaulipas, División Minúscula, dieron inicio al show con una enorme ovación y no se diga recibimiento ¿a quién iba la gente a ver, a ellos o a Black Lips? Mitad y mitad.

Postrándose sobre el escenario unos cuantos minutos de la una de la mañana, una banda que pisara por primera vez un escenario mexicano hace ya más de seis años en Tijuana, es ahora uno de los conjuntos de rock y garage más laureados, reverenciados y talentosos del mundo.“Lock and Key”, “Sea of Blasphemy” y “Raw Meat” sonaron mejor que nunca, dejando atrás la crudeza y podredumbre de aquellas presentaciones en el Salón Tropicana o el Imperial; este show del Foro Reforma dejó ver la versión “desintoxicada” de la banda.

De los andrajos cubiertos de sangre, orina y alcohol con un equipo de tres pesos que sonaba a motor descompuesto, un pulido, arreglado y perfeccionado show, excelentemente ecualizado, preparado y mejorado, demostró no solo la evolución de la banda, sino sus intenciones de ser los mejores. Un show de Black Lips en México es sinónimo de caos: brincos, patadas, empujones y puñetazos de personas que claramente no habían ido a un concierto con pit en mucho tiempo.

Tras las obligadas “Bad Kids” y “Bow Down And Die”, el descontrol terminó entre personas arrastrándose por el suelo y otros chocando entre sí gracias a los litros de whiskey en los ojos. Sudor, alcoho y zumbido en los oídos, a final de cuentas, nada en este tiempo ha cambiado realmente. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego