34744
Atoms For Peace: Carcajadas sobre la pista

Atoms For Peace: Carcajadas sobre la pista

Cynthia
Flores @cherryflores_

10/Oct/2013

Detalles

Describir la relación que tienen México y Thom Yorke se puede resumir en “idolatría y adoración”; desde el triunfal regreso de Radiohead a nuestro país en 2009, tras más de una década de ausencia y la subsecuente visita en el 2011, cada que este nativo de Northamptonshire muestra su cara frente al público mexicano, una ola de desgarradores gritos se deja escuchar como sí no hubiera un mañana. Atoms For Peace pisó por primera vez suelo mexicano, en lo que fue una ensordecedora velada de música, griterío, mañanitas y diversión.

Mucha expectativa y renuencia hacía este show ya que, presentado dentro del Pepsi Center WTC, un gran porcentaje del público se expresó escéptico de qué tanto disfrutarían de este proyecto que incluye al percusionista Mauro Refosco, al baterista Joey Waroknker, al aclamado productor Nigel Godrich y en el bajo, al carismático y bailarín, Flea.

El primero en subir al escenario fue el artista y productor de música electrónica James Holden, que a comparación de su presentación dentro de MUTEK.MX hace una semana, incluyó un baterista en vivo y una enorme consola análoga. Entre IDM, techno, y lo que el mismo ha denominado como “trance”, proyecciones de dibujos y líneas de luz acompañaron su breve pero bien recibido set.

Pasadas las 21 hrs, las luces se apagaron para recibir a este conjunto de músicos en un recinto de localidades total y absolutamente agotadas. Mentiría al decir que la ovación principal no se la llevó Yorke; desde que toma su guitarra hasta sus chuscos y cómicos bailoteos. La gente aplaudió y celebró cada movimiento del artista en un punto casi histriónico. Sí se mueve a la izquierda, si sonríe, si se rasca, si se acomoda la playera ¡aplausos! Una marcada sonrisa por parte de los músicos e interpretes sobre el entarimado fue sucedido por una magistral rendición a no solo temas del único disco de este grupo, AMOK, sino a varios de los cortes del álbum solista de Thom Yorke, The Eraser. Mención especial a “Rabbit in Your Headlights” original de UNKLE, que para muchos fue un sueño hecho realidad el poder escucharla en vivo.

El sonido de las múltiples percusiones fue predominante sobre el recital, donde las guitarras y el bajo fungieron realmente como acompañantes para música que a final de todas las capas y explicaciones ¡se puede bailar! Flea y Thom se llevaron los aplausos a los mejores pasos de baile. Dejando la postura de serios interpretes, lo que inició como un “recital” culminó en una fiesta cuyo chusco pero a la vez histórico momento fue cuando la agrupación regaló “Got To Give Up” de Marvin Gaye ante una audiencia por demás agradecida y bailarina.

Risas, carcajadas y aplausos dejaron en claro que no había que tomarse tan en enserio a Atoms for Peace. Un gran concierto de casi dos horas, y uno donde al final del día se va a divertir, a pasársela bien y ¿por qué no? a bailar. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_