11819
Ari Hoenig Project HARDPUNK!

Ari Hoenig Project HARDPUNK!

31/Ago/2012

Detalles

El pasado jueves 30 de agosto, se dio inicio a la temporada de conciertos conocidos como Alterna Jazz que, durante el último jueves de cada mes desde agosto de este año hasta julio del próximo, el Centro Cultural Roberto Cantoral albergará lo mejor y más nuevo del jazz contemporáneo nacional e internacional.

Para este evento, tres brillante músicos, bajo el nombre de Ari Hoenig Project, derrocharon en varias piezas una cautivante y muy enérgica variante del estilo de jazz hard bop y fusión frente a una audiencia de más de 800 personas que se los comieron a aplausos (algunos intermedios, lamentablemente). Arie Hoenig en la batería, el mundialmente reconocido y carismático pianista francés Jean Michel Pilc, y el bajista Or Baraket. Precedidos por los invitados especiales, Diego Maroto Trio, quienes fueron personalmente seleccionados por la organizadora de estos fantásticos conciertos (y de prácticamente todos los conciertos de jazz moderno que hay en México): Sara Valenzuela, inauguraron este primer concierto de otros once que seguro darán mucho de que hablar.

Lo fascinante de Ari Hoening no es su obvio virtuosismo o lo accesibles de sus composiciones, sino su particular técnica al ejecutar las piezas. Mas allá de prescindir de la tradicional, y por demás clásica manera de tomar las baquetas del instrumento, herencia de cientos de años de escuela de jazz, al ver a Ari arremeter contra la batería, uno podría perder la noción de que se encuentra frente a un músico de jazz, y por un momento parecería una batería más de rock, e incluso punk; estilo para tocar perfectamente complementado por el piano de Jean Michel Pilc quien tomando la batuta como líder en el performance, golpea su piano con una precisión igual de dura que su personalidad, que fue demostrada cuando uno de los monitores del foro falló, y este pianista opto por meterle una patada.

Tan agresiva como embelesante en temas de su propia autoría como Afro Blue, y una certera selección de standards que incluyó la clásica Dear Old Stockholm, y Bessie’s Blues, este última original de John Coltrane, la presentación tuvo un único y preciso encore de una versión de-construida y por demás explosiva de “Quizás, quizás, quizás”que culminó con una enrome ronda de aplausos y aullidos por parte del público que demostraron que la atmósfera que este trio generaba, no le pedía nada al rock o al punk.