Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

114973
Animals as Leaders en el Teatro Ramiro Jiménez

Animals as Leaders en el Teatro Ramiro Jiménez

Diego
Figueroa

23/Jul/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro Ramiro Jiménez

Artista(s)

Un vaivén de emociones, ritmos y sonidos perfectos con Animals as Leaders.

Conocí a Animals as Leaders en la parte delantera de una camioneta que recorría Paseo de la Reforma en una noche de locura hace algunos años. Después de esconder las cervezas para poder pasar un retén del alcoholímetro a la altura del Zoológico de Chapultepec, nos sentimos invencibles y buscamos embriagar no solo nuestros cuerpos, sino también nuestras mentes. El video de “CAFO” apareció en la pantalla de un teléfono celular y yo quedé estupefacta ante tanta perfección musical y visual, nunca había escuchado algo parecido.

Los años han pasado y ya no vivo la vida loca… muy seguido (jajaja), pero esta banda originaria de Washington D.C. se quedó grabada en mis neuronas desde esa noche en la que fui invencible y abrí mi mente a lo desconocido.

Tres han sido las veces que han venido a México, tres han sido las veces que he tenido la oportunidad de verlos en vivo y es todo un privilegio poder presenciar el regalo que tres hombres le dieron al mundo.

La noche fría y lluviosa daba la bienvenida a un sábado que prometía ser inolvidable para todos los que acudieron al Teatro Ramiro Jiménez al sur de la Ciudad de México. El éxtasis era palpable y la gente lo notaba porque todos esperaban este momento y al entrar a la sala de conciertos el ambiente rugía esa necesidad.

La sorpresa al pasar la cortina roja de la entrada fue ver un teatro a reventar con personas que no tenían lugar ­–parecía metro Hidalgo a las seis de la tarde– la voz de Ricky Martin y el pop más irrelevante de los 90 fondeaban el momento, el retraso de la banda para salir al escenario por problemas de audio era evidente y la inquietud del público se empezó a notar. Después de unas cuantas mentadas de madre y chiflidos, las luces se apagaron para que Tosin Abasi, Javier Reyes y Matt Garstka salieran al escenario entre gritos y aplausos. Los dioses habían bajado del Olimpo a celebrar con nosotros.

The Madness of Many, su último álbum, fue el telonero de la noche y “Arithmophobia” empezó perfecta, exacta, pero con un grave problema de ecualización. Los bajos estaban saturados y no se apreciaba la magia que producía el sonido de la banda, una verdadera lástima.

El concierto continuó con fallas de audio ­–que después se arreglaron–, pero la banda se entregó completamente al momento con “Ectogenesis” y “Cognitive Contortions”. Las manos de Matt se movían con rapidez, precisión y sabiduría en un solo de batería corto pero exquisito, mientras que el público vanagloriaba el talento, sus ganas de crear algo diferente y poderoso.

Las cuerdas de las guitarras abrieron nuestro psique y nos llevaron a experimentar un vaivén de emociones, ritmos y sonidos perfectos. “Wave of Babies”, “Do Not Go Gently” y "Tooth and Claw” demostraron que Tosin y Javier podían hacer cosas que no creíamos posibles y ante la inexistencia del bajo, la octava cuerda de la guitarra se encargó de dar la profundidad y potencia.

“Nephele” nació de la nada y las manos de los dioses que teníamos frente a nosotros crearon luz. El riff de una guitarra marcaba el ritmo para que la otra regalara melodía y todos vibraron ante tanta divinidad.

Con cada canción que pasaba descubría un mundo nuevo lleno de posibilidades infinitas en manos de dos guitarras y una batería expertas. “Tempting Time” del Animals as Leaders del 2015, “Ka$cade” y “Physical Education” fueron un progresivo perfecto lleno de sorpresas calculadas. La gente se mimetizó con la banda y su música para dejar de ser y se convertirse en uno.

El final se acercaba. “Inner Assassins” y sus bajos irrumpieron, jugaron con las mentes y Javier lo sabía al cerrar sus ojos para entregar feeling y pasión; se nota que aman lo que hacen. “The Woven Web” explotó en la oscuridad de Tosin, en su virtuosismo, atravesando un sin fin de notas ejecutadas, y “CAFO”, la canción estelar de la noche, reventó nuestros tímpanos con absoluta parsimonia y nos regaló la oportunidad de presenciar la perfecta ejecución de tres dioses dedicados a hacer cosas inimaginables con la música.

Como dije al principio, siempre será un privilegio ver a Animals as Leaders.

No es una revista, es un movimiento.