Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

28206
A Place To Bury Strangers, una noche que rompió tímpanos

A Place To Bury Strangers, una noche que rompió tímpanos

Gabriela
Oliveros @gabybllz

14/Jul/2013

Detalles

Una hora 15 minutos no fue suficiente para que A Place To Bury Strangers satisficiera a los asistentes, pero sí para dejarlos extasiados y sordos.

Tras una larga espera para poder accesar a Pasagüero, las chelas y pláticas se adueñaron del lugar, creando un ambiente cálido, oscuro e íntimo; todo era parte de la primicia para un viaje que apenas comenzaba.

Handcrafted Guns fueron los teloneros, su presentación que no duró más de media hora, pasó desapercibida por el público, quien ya se encontraba en un letargo etílico. Dieron las 12 con 15 minutos y al escenario arribó Robi (baterista), seguido de Dion (bajo) y por último, con gritos y aclamaciones, Oliver, quien antes de comenzar, rindió un férvido saludo y agradecimiento  por ser recibidos con tanto ímpetu.

“Deadbeat” del Exploding Head fue la encargada de abrir el noisy y consigo un movimiento incontrolable de cabezas y brincos. Aunado a ella continuaron con “Onwards to the Wall”, tema de su último EP; el humo y psicodelia ya eran parte de los presentes, las luces, guitarrazos y batería tenían a todos cautivos, invitándolos hacia la destrucción, el caos.

Fue “Dead Moon Night”, canción perteneciente a la banda post punk Dead Moon, la que lanzó a Dion directamente a los asistentes, moviéndolo de un lado a otro, sin dejar de lado su locura e idilio con el bajo. Al término de esta sonó “Keep Sleeping Away”, sencillo del 2009 que hasta ahora es uno de sus grandes éxitos. La fiesta se tornó en calma cuando sonaron los primeros acordes de “Dissolved”, incluso aquellos que se habían quitado la camisa, removieron el sudor de la frente y calentaron su cuerpo con tequila. Ahora las cabezas no se movían de arriba para abajo, sino de izquierda a derecha, era la oportunidad perfecta para sacar cámaras y celulares.

La sesión fotográfica estaba en su apogeo cuando, “I Lived My Life to Stand in the Shadow of Your Heart” fondeó todo Pasagüero. Este tema fue el encargado de cerrar la primera parte ¡y qué parte! pues las guitarras sucias y batería no pudieron sonar más fuerte, la parte de coro fue la oportunidad perfecta para que Oliver jugase con las luces, primero apagándolas, después tomando sólo una, poniéndola debajo de sí y comenzando a romper su guitarra, la prolongación, henchida de humo y movimiento, anonadación y grunge, sirvió para dejar a todos ¡frenéticos! 

Un nonstop de 60 minutos marcó en definitiva a los asistentes, quienes llevaron las ovaciones al límite, así una y otra vez hasta que de nuevo Robi y Dion, subieron a escena y detrás de ellos, Oliver. El primer y único encore movió piso, mentes y corazones con “Ocean”, puesto que igual que con la rola anterior, el juego de estos neoyorkinos se hizo presente.

Exploding Head fue el encargado de abrir y cerrar esta, la primera presentación en solitario del trío, álbum que sin duda es catalogado como el mejor de su carrera. Con una energía incontrolable y gritos, A Place To Bury Strangers culminó la promesa que hizo un día anterior durante su conferencia de prensa, y esa fue el romper tímpanos, dejar sórdidos a los fans, crear, improvisar, cautivar, atrapar y explorar un shoegaze diferente, ante un show inigualable.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Gabriela
Oliveros @gabybllz