Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

44067
Wadada Leo Smith’s Golden Quartet: Sonidos de la resistencia #Aural2014

Wadada Leo Smith’s Golden Quartet: Sonidos de la resistencia #Aural2014

Viridiana
Lazarini @Vir_y

14/Mar/2014

Bajo el marco del festival del Centro Histórico continúa el Festival Aural, evento cargado de una extraordinaria exploración sonora que trae para nosotros una serie de propuestas musicales elegidas de manera minuciosa, en la que convergen diversos contextos sonoros como la envolvente presentación que tuvo lugar ayer por la noche.

El venue: Anfiteatro Simón Bolivar, rincón único alojado en el corazón de la ciudad, en donde Wadada Leo Smith’s Golden Quartet se presentó por primera vez en tierras mexicanas. Poco más de doscientas personas se dieron cita  para ver a éste virtuoso del avant-garde jazz ante una modesta escenografía iluminada con luces neón y el primer mural de Diego Rivera llamado “La Creación”.

La apertura del concierto estuvo a cargo del percusionista mexicano Milo Tamez, quien dio a conocer su nueva producción, resultado de una trayectoria enfocada a la música experimental de batería extendida en la que posiciona al instrumento como extensión del propio cuerpo. Ovacionado por los asistentes, Tamez culminó su presentación para dar lugar a lo más esperado de la noche.

Con una destreza incomparable, la batería de Pheeroan AkLaaf capturó la atención del público para dar lugar a una atmósfera sutil en la que el multi-instrumentalista Leo Smith surfeó para generar una dosis estridente y sincopada que envolvía nota tras nota a los espectadores. Su estilo improvisado no es ninguna casualidad, está basado en un sistema propio que denominó Ankhrasmation.

Wadada (“amor” en idioma amárico), es testigo vivo de una época marcada por la desigualdad, misma que le brinda inspiración para componer la mayor parte de sus temas, convirtiendo memorias personales en una especie de testimonial sonoro.

Las emergentes notas que surgían del contrabajo de John Lindberg creaban tenues narraciones que transmutaban en lapsos siniestros manteniendo al público absorto. La presentación transcurrió en un ambiente muy íntimo, sin la euforia esperada de la improvisación, y si por alguna razón te perdiste de este (quizá) irrepetible concierto, te dejamos este rank de sus producciones que no te puedes perder Golden Quartet (Tzadik, 2000) 
The Year of the Elephant (Pi Recordings, 2002),
Tabligh (Cuneiform, 2008), Spiritual Dimensions (Cuneiform, 2009).

Tras tres piezas, cada una de distinta duración y dirección, el líder del Golden Quarter cerró el concierto de una manera discreta, agradeciendo con un gesto ascético a la audiencia que por supuesto se quedó con ganas de más.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Viridiana
Lazarini @Vir_y

No es una revista, es un movimiento.