77841
Semana de las Juventudes Día 3

Semana de las Juventudes Día 3

El tercer día de la Semana de las Juventudes fue un éxito. Aunque los primeros dos días habían tenido buena afluencia, nada que ver con éste.

Stendal y Los Tempestades abrieron cada uno de los escenario, aunque no mucha gente los conocía, eso no impidió que se empezara a sentir el ambiente de festival. Camio VII subió al escenario a las 14:30 y a partir de ese momento, y hasta el fin de la noche, la euforia creció, y una “guerra” entre escenario y escenario empezó, guerra que se limitaría a pedir al grupo mientras el otro seguía tocando.

Aunque no muchos conocían a Cállate Mark, su show fue una agradable sorpresa, la actitud de los integrantes y el hecho de tocar covers movidos como “Monkey Man”, original de Toots & The Maytals, fueron un gran apoyo para identificarse con los asistentes. También le ayudó el hecho de aventarse al público aunque, cuando se lo empezaban a llevar hacia atrás, no le pareció tan buena idea.

La Banderville, “recién salidos de la oficina” (así justificaron el vestuario sus integrantes), generó un pequeño oasis de tranquilidad, que no significa que no haya tenido éxito, pues tiene una buena base de fans que fue a apoyarlos. La tranquilidad terminó con la llegada de Little Jesus, su rock feliz conquistó corazones, ayudado por el carisma de su líder, Santiago, que repitió la hazaña de Callate Mark aventándose al público.

Continuando con lapresencia sudamericana, Él Mato a un Policía Motorizado subió al escenario. Al principio no prendió mucho pero conforme pasaban las canciones la gente se fue metiendo en el mood de la banda argentina logrando así, que su presentación fuera exitosa.

Desde Chile desembarcó en el Zócalo Astro, una propuesta de música electrónica y voz chillona (sin que eso se entienda como algo malo) que volvió a bajar un poco los ánimos de la gente que para esa hora imploraba un descanso y algo de agua.

Directamente desde el pasado llegó Liquits, acompañados de su “Patito de hule” y su “Oso Carpintero” (que fumaba mota). Los chilangos tocaron de todo y de todas las épocas, desde el primer disco hasta canciones nuevas, siendo “Desde que” la más exitosa.

Aunque Liquits y las bandas que habían tocado tuvieron éxito y la gente cantaba y brincaba, nada comparado con lo que venía. Los Daniels mostraron su jerarquía desde la primera canción hasta la última, logrando que el público, que en su mayoría no pasaba de los veinte años, se volviera loco.

Desde Uruguay, llegó a la plancha del Zócalo, No Te Va Gustar, uno de los consentidos de los últimos años en nuestro país. “Cero a la Izquierda”, “Chau” y “Al Vacío” fueron sólo algunas de las canciones con las que los charrúas, pusieron a cantar a la gente durante la hora que duró el show.

Lo fuerte de la noche llegó de la mano de Los Románticos de Zacatecas, aunque hace sólo cuatro años irrumpieron la escena nacional, se ha convertido en una banda líder en la escena del rock mexicano. En su presentación ocurrieron tres momentos curiosos. El primero fue la presencia de Santiago de Little Jesus al que invitaron para cantar “Mi Niña”. El segundo fue cuando invitaron a The Wookies, y mientras André tocaba en el escenario, Calacas abajo posó para los fotógrafos a lado del público. La tercera fue cuando un aficionado libró la valla y se subió al escenario, lo que provocó que los integrantes de la banda se pelearan con la gente de seguridad para que lo dejaran para cantar “Muchacha”, misma que dio fin a su show.

Aunque se llama la Semana de las Juventudes, la banda que cerró las actividades del tercer día fue Jumbo, que tiene una base de fans más madura, lo que se notó en la cara de la gente que estaba hasta adelante. “Cada vez que me voy”, “Después” y “Fotografía” llenaron de nostalgia es hicieron recordar a más de uno sus momentos de juventud (quizás por eso los invitaron, para recordarles a los más grandes sus mejores años). Un momento emotivo fue cuando Clemente hizo prender los encendedores a los asistentes quienes, a pesar de la lluvia, obedecieron para acompañar “Fotografía”.

Con y sin lluvia, con calor y frío el festival ha sido un éxito, nada ha podido para a la INJUVE. Al fin y acabo la música lo puede todo y si es gratis, mejor.

No es una revista, es un movimiento.