60889
Una jornada electrónica: Día 1

Una jornada electrónica: Día 1

Catriel
Remedi @catofotos

Un globo con forma de delfín, color rosa metalizado, capta la atención aquellos haciendo una larga fila. La chica que lo sostiene, una rubia con ojos azules de ventipico, lleva un vestido negro y unas sandalias marrones con plataforma. Cada cinco minutos, alguien se le acerca para preguntarle el por qué del animal inflado, a lo que responde: “La idea me pareció original, además en las fiestas siempre hay globos. En este caso, festejamos el triunfo de la música”.

El nacimiento de un nuevo espacio para los amantes de los recitales siempre es algo para celebrar. Sobre todo cuando se intenta dar nuevos aires y generar un espacio para bandas nuevas y grupos consagrados que nunca pisaron el suelo argentino. Ese es el concepto del Music Wins Festival, una propuesta alternativa que surgió de las productoras Indie Folks y Ban Bang.

El lugar elegido para la inauguración del Music Wins fue Mandarine Tent. Se trata de una enorme carpa blanca con capacidad para 7 mil personas, que se encuentra en el predio Mandarine Park, ubicado en la Costanera norte de la Ciudad de Buenos Aires. El ingreso estaba pautado para las 18:00, pero se demoró un poco más de una hora, lo que atrasó la programación de los grupos.

Pasadas las 19:00, se escucharon los primeros acordes cuando apareció El Remolón, la banda encargada de abrir el festival. Sus integrantes, que vestían musculosas adornadas con lentejuelas y calzas de colores, se encargaron de poner en movimiento al público que empezaba a llegar, de la mano de su cumbia electrónica, mientras que las tres pantallas, dos a los costados y otra en el fondo del escenario, reproducían hormigas psicodélicas que cambiaban de color.

El calentamiento continuó con Morbo & Mambo, un sexteto que combina rock, jazz y funk en un experimento de música instrumental dueño de un swing que te obliga a bailar. Los marplatenses aprovecharon la oportunidad para presentar algunos temas de su nuevo disco, “Boa” que salió a la venta este lunes.

Diez minutos después, la carpa comenzó a llenarse, cuando todas las personas que se encontraban afuera entraron a las corridas ¿El motivo? El primer show internacional de la fecha, a cargo de los ingleses Metronomy. Entre varios otros, sonaron “Love Letters”, “The Bay”, “Reservoir” “The Look” y “You Could Easily Have Me”, en un show sólido que sirvió como puente entre las bandas en vivo, y los sets de los DJ.

El ciclo electrónico arrancó las 22:00 con The Changuitos, el dúo liderado por la modelo Calu Rivero. Fue uno de los puntos más flojos de la noche, con mash-ups que combinaban cumbia con temas de bandas internacionales como Gorillaz. Una mezcla demasiada extraña.

Después la noche repuntó de la mano de Floating Points, Four Tet y The 2 Bears, DJs de primer nivel, que funcionaron como aperitivo para la verdadera fiesta electrónica. Hasta las cinco de la mañana, el Music Wins quedó bajo el comando de los belgas 2manydjs, que sorprendieron a todos al abrir su set con la joyita “No me dejan salir”, un clásico del oído absoluto del rock argentino, Charly García.

No es una revista, es un movimiento.