82092
Festival Central 2015

Festival Central 2015

La música triunfa a pesar de una producción atropellada en el Festival Central.

Bajo la premisa de que la ciudad de Toluca cuente con su propio festival de rock, llega la primera edición del Festival Central junto a un puñado de artistas nacionales e internacionales; bandas consolidadas y emergentes que buscan poner en la mira a la tierra famosa por el chorizo y su taco “placero” como una nueva opción de cultura y entretenimiento.

Después de una hora de trayecto, partiendo desde la CDMX, Toluca nos recibía con un majestuoso cielo azul y unas montañas grisáceas al horizonte. A nuestra llegada, siendo la una en punto, nos encontramos con una gran cantidad de personas que lucían impacientes por entrar a las instalaciones del CIECEM, lugar donde se llevaría a cabo el festival, pero no fue sino hasta las 3 de la tarde en que las grandes puertas de dicho recinto se abrieron para dar paso a una multitud que ya se encontraba cansada y fastidiada de tanto esperar. Y claro, como siempre, los vendedores ambulantes hicieron su “agosto al costo” en pleno octubre, con la venta de diversos productos y alimentos.

A pesar del retraso, lo que provocó el movimiento de horarios ya programados y otro tipo de tropiezos que sufrieron los organizadores de dicho festival —como la falta de botes de basura, espacios dedicados a la zona de esparcimiento, así como de baños públicos, ya que los que habían eran insuficientes—, el Festival Central salió a flote gracias al talento musical ahí reunido.

La primera banda en presentarse fue Lawall, agrupación mexicana oriunda de Colima que con su sonido indie pop calentó los motores de la gente que poco a poco iba llegando al escenario Central. Posteriormente, fue turno de recibir a otra agrupación joven con mayor crecimiento en los últimos meses. Se trata de Los Fascinantes, originaria de Querétaro. Los integrantes de esta banda aprovecharon el espacio para presentar su más reciente sencillo que lleva por nombre “Voluntad”.

Mientras eso sucedía en el escenario principal, en el otro extremo se encontraba una de las bandas que se sumaron más tarde al cartel, DF3; un proyecto de synth pop que contagió de buena vibra aquel pequeño espacio y que puso a bailar a uno que otro gracias al sonido proveniente de sus sintetizadores.

A las seis de la tarde, justo cuando el astro rey se encontraba en su mayor apogeo y el aire vibraba por el calor, llegó al escenario Little Jesus con una rabiosa y desbordante energía que automáticamente se apoderó de los fans ahí reunidos. Además de ello, contó con la participación de una bella y talentosa mujer proveniente de Colombia, Elsa y Elmar, para interpretar una hermosa pieza musical: “Norte”.

Bien dicen por ahí que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, pero la belleza, la sensualidad y el talento de la chilena Mon Laferte es inexplicable. Con ella llegó una tarde llena de melancolía, de reclamo, de despecho, de corazones rotos, pero también de mucho amor, pues gracias a su música y a que Eros también se encontraba entre el público, las parejas no dudaron en aprovechar el momento y sellar esa pasión con un gran beso.

Conforme pasan los minutos la temperatura desciende, y las chamarras, los gorros y las bufandas dan paso al nuevo outfit del festival. Afortunadamente, fue turno de recibir a un personaje oriundo de Sonora, pero hijo adoptivo de Guadalajara, cuyo sonido tropical nos remontó a una cálida playa gracias a sus baladas de ambientes soleados. “Bésame morenita”, “Chupetazos” y “Palmar” fueron algunos de los temas con los cuales Caloncho conquistó a su público, logrando un completo derroche de felicidad.

Después fue turno de recibir a otra propuesta originaria de Colombia. Nos referimos a Monsieur Periné, proyecto musical que conjuga géneros como jazz, pop y swing, mismos que lograron cautivar a los fans que se encontraban en el escenario Central, mientras que unos cuantos, en la lejanía, sacaban sus mejores pasos de baile.

El sonido de Bahía Santiago también se hizo presente en Toluca gracias a Technicolor Fabrics, quienes se encargaron de interpretar temas como “Nunca nada”, “Frequency”, “Singapur”, “Ruleta”, así como algunos cortes de su más reciente disco, como “Fuma”, “Aviéntame” y “Globos”, canción en la que JP dijo: “Bahía Santiago es aquel lugar donde nos reconectamos con nuestra infancia”.

En ese mismo escenario, el Corona, se presentó Odisseo ante un público ávido de corear los temas que han hecho del grupo oriundo de Ecatepec uno de los proyectos más prometedores de la escena del rock nacional. Temas como “No” y “Sentimental”, así como canciones de su más reciente producción discográfica —entre ellas “Días de fuego”, “Las penas por amor” y “Mentía”— estuvieron presentes en el festival.

Una vez que la noche se apoderó del día, era momento de recibir a Comisario Pantera en el escenario Central, agrupación que subió dispuesta a contagiarnos y ponernos a bailar con su rock armonioso, amigable y romántico, de la mano de su nuevo integrante; a lo que por cierto, Dario aprovechó el momento para presentarnos a “Marquitos”, quien dijo en tono risueño que apenas estaba aprendiendo a tocar.

Casi a la medianoche dejamos de lado el hambre, el cansancio y el frío —ese que entraba por los huesos y recorría todo nuestro ser—, pues finalmente había llegado el momento por el cual los asistentes al Festival Central habían aguardado tanto. El concierto de Enjambre fue un recorrido musical a través de su trayectoria. Los grandes clásicos no se hicieron esperar y temas como “Dulce soledad”, “Visita”, “Ausencia de cocina” y “Manía cardíaca” fueron de los más coreados, aunque también canciones de su último disco, Proaño, hicieron retumbar a Toluca con “Hematófago”, “Tras la puerta”, “Dama demencia” y “Sábado perpetuo”. El vocalista de la agrupación zacatecana se mostró agradecido ante un público que los recibía entre gritos y aplausos. Finalmente, no podían despedirse sin interpretar “Por esta razón”.

Los buenos momentos no fueron escasos: desde la entrega total de Santi (Little Jesus) a un público que se mostraba eufórico —quien por cierto terminó su presentación arriba de los hombros de algún despistado—, hasta la oportunidad de escuchar en vivo el tema “Déjate caer” del grupo chileno Los Tres, o la interpretación de “Sabor a mí” por parte de la agrupación colombiana Monsieur Periné. Todo esto nos hace pensar que el talento procedente de otros países latinos, así como del nuestro, es suficiente para encumbrar un evento como el Festival Central.

No es una revista, es un movimiento.