Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

68229
El #EuroDiario de Joliette parte 3

El #EuroDiario de Joliette parte 3

Cortesía
de la banda

16/Abr/2015

A L E M A N I A 

Joliette

Aachen 

Escenario grande, sonido excelso, comida vegana deliciosa (hasta ahorita la mejor del tour, muy cerca de la lasagna vegana de Hannah en Mainz), buscar WiFi, encontrarlo, mandar mails, subir fotos a las respectivas redes sociales, ver el show de ZagaZaga, tocar nuestro set, 11 personas máximo, sudor en exceso como siempre, un pseudo karaoke post show, reír como nunca por las desafinadas voces, pantalones arriba de la cintura que marcan el paquete de Gastón mientras baila Boy George y un huevo se le pellizca, pantalones arriba de la cintura en Vaca que hacen resaltar su bella figura femenina mientras hace su máximo esfuerzo por seguir perfeccionando aquellos atáxicos pasos dancísticos, estar a punto de sufrir incontinencia por la risa que esto me causa, dormir en un tapanco, conocer a un conejo molesto por no estar en su casa, desayunar por fin algo que no fue pan y queso, hacer las respectivas bromas al respecto, deshacerse de lo vegano en su respectivo trono, caminar de regreso al venue, cargar el equipo y meterlo a la van, reabastecernos de bebidas adicionadas con mucha cafeína y gas, tomarnos la foto de despedida, manejar a la siguiente ciudad.

Braunschweig

Un edificio más donado por el estado para que se hagan shows y puedan quedarse ahí las bandas, comida vegana (cada día es mejor que el anterior), tener que deshacerse de la comida vegana inmediatamente, hacer soundcheck, esperar a que sea nuestro turno de tocar, platicar con una que otra persona, pedir el respectivo ClubMate para que te refresque durante el show, subirte al escenario, tocar tu set, sudar de nuevo la gota gorda, ver a Zaga Zaga destruir el escenario, ver a una banda de Black Metal, que nos dé mucho sueño a todos al verla, vender una que otra playera, bromear sobre todo y nada, reír de todo y nada, seguir sorprendiéndonos de que existan espacios tan chidos para este tipo de shows, subir a tu cuarto en el edificio donde fue el show, tener una cama para dormir, desvelarte platicando por Facetime, irte a dormir en un "depa" arriba del "venue", ser despertado por un típico alemán gritón diciéndote que ya está listo el DESAYUNO TÍPICO ALEMÁN...., desayunar el desayuno típico alemán, cotorrear un rato con los "locales", llenar formularios de paga, ser pagados, irse a bañar a una de las regaderas más modernas de mi vida, sentirse fresco y limpio para volver a manejar a la siguiente ciudad, agradecer que hoy hay sol, sudar cargando el equipo a la van, odiar que haya sol al cargar el equipo, manejar a la siguiente ciudad.

Hamburg

De entrada sorprenderse por qué tan bella es la ciudad, encontrar estacionamiento, bajar el equipo de la van y llevarlo al venue, armar el equipo en el escenario antes del soundcheck, ir al Gängeviertel a comer (adivinen qué?...............PAW! COMIDA VEGANA!!!!) delicioso, servirse un plato de más, sufrir por servirte un plato de más, lavar tu plato, dar las gracias por la excelente comida, regresar al venue y esperar a que hagan soundcheck, ir por un café cerca, usar el baño del café porque la comida vegana actúa realmente rápido en términos digestivos, admirar la belleza y el estilo de la gente en Hamburg, cruzar la calle para ir a visitar UrbanOutfitters, ver todo y nada, seguir admirando la belleza en general, invitar a la belleza al show, llegar al venue, que el organizador te lleve al lugar donde pasarás la noche, bajar las maletas en ese escondido estudio, volver a querer asimilar en donde estás y por qué estás ahí, manejar de regreso al venue, armar el stand de merch, que empiece la primera banda, la segunda, que toque ZagaZaga y esta vez no puedas disfrutarlos al 100% porque unos adolescentes "punks" borrachos estén castrando el palo, estar empujándolos y jalándolos fuera del escenario, felicitar a ZagaZaga, subirte al escenario, tocar como si tuvieras un punto que probar, sudar más que nunca en este tour, abrazarse los unos a los otros porque estamos aquí...ahora, "fiestiar" hasta altas horas de la noche, cargar el equipo, manejar entre una enorme confusión de pláticas azarosas en la van, llegar al hermoso estudio donde dormiremos esa noche, ver cómo Nir Sapir azota en el piso por torpe y borracho, quedarte dormido, despertar al día siguiente para tener que deshacerse de los restantes de la comida vegana, hacerte café, despabilarse, subir tus maletas a la van, ir al centro de Hamburg, comer CurryWurst, pasear por unas horas, seguir admirando la bella ciudad y su bella gente, subirse a la van, dirigirse a Berlín, darse cuenta 15 min ya adentrados en la carretera que tenemos que regresar las llaves del antes mencionado estudio, darse vuelta en uvas, llegar a Hamburg de nuevo, dejar las llaves con una notita de agradecimiento, cargar gasolina y de nuevo encaminarnos hacia Berlín, parar por un café. Tratar de robar internet, no lograrlo. Deshacerse de la CurryWurst y continuar el camino a Berlín. Llegar a Berlín, dejar unas maletas por acá y por allá, llegar al departamento donde dormimos, entregar la van rentada, refrescarnos un poco, perfumearnos la cola, ir a una fiestecilla a un bar mexicano, beber una cervezas, beber unos mezcales, prendernos e ir a otra fiesta al otro lado de la ciudad, no pagar el metro, una foto aquí, una allá, tomar Jägermeister en el camino, llegar a la fiesta, estar poco tiempo, que a uno le dé la pálida, irnos intempestivente de la fiesta, parar un taxi, que nos vean en un estado "no adecuado", tener que parar otro, perdernos un poco en el camino, llegar al edificio, una vomitadita aquí, una allá, dejar a unos dormidos, otros irnos a cenar, que uno pinte la pared de afuera del edificio con una gama variada de colores vomitivos, cenar Kebab, regresar al departamento, caer muerto y dormir.

Berlín  

Que unos curen su cruda, otros "aprovechamos" el día yendo a pasear a un parque hipster, ver chácharas aquí y allá, pasear al perro de mi hermana, comer qué sé yo, ver el karaoke en Mauerpark, caminar por las calles de Berlín, regresar al departamento, ver Game Of Thrones, dormir, despertar, estar en internet, ir al súper, cocinar, ir a grabar unos gritos para los Arrendajos Azules, comer pizza, regresar al departamento, ver Game Of Thrones, dormir, despertar, café, pan, mermelada, quesadillas, internet, arreglar maleta para volar a Israel, comer pizza, tomar metro y tren para ir al aeropuerto, que te interroguen cual criminal, que te hagan dudar sobre tus propias respuestas, dudar de que te suban al avión, después de horas lograrlo, pasar por miles de filtros de seguridad, abordar el avión, terminar de escribir este post en pleno vuelo a Israel.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cortesía
de la banda

No es una revista, es un movimiento.