67348
Día 3: Frío viernes

Día 3: Frío viernes

Montserrat
Roma

28/Mar/2015

Las primaveras en Querétaro suelen ser calurosas, sin embargo la lluvia de vez en vez hace acto de presencia. Con un clima bi-polar, un chance de 30% de lluvia, y un programa artístico bastante decente, comenzaba el tercer día de acciones del Festival Siguientescena. Esta vez con actos como Mooi, Violentango y Zirkus Frak, se perfilaba un día prometedor.

Violentango

Desde temprano existieron incógnitas en cuanto a qué show ver. Mientras que en Plaza de Armas el grupo emergente de cumbia SoloVino figuraba para una tarde de rico sabrosound, en el Teatro de la Ciudad se encontraba por comenzar el show del asturiano Zirkus Frak, que como él lo describe “es una relación entre mi abuelo y yo, entre yo y el circo. La vida y el rastro que dejamos en ella, el sentido de la misma, la consciencia de su fin”

Al tiempo que los asistentes de la segunda sede miraban con atención, interpretaban e reinterpretaban el espectáculo que tenían ante sus ojos, en el escenario principal la banda local prendía al público que poco a poco fue apagado por una lluvia que comenzó a insistir de a poco, incluso bajos esas condiciones, el grupo no se salvó de la ovación “¡Solovino, Solovino!”

La lluvia comenzó a molestar hasta a los más testarudas, y una gran cantidad del público optó por ir a la segunda sede, sino es que a sus casas. El teatro ubicado en la calle 16 de septiembre recibió a una cantidad mucho mayor que en días anteriores, fuera por el factor de la lluvia, o la presentación que se avecinaba.

Por encima de una columna, una bailarina reposaba misteriosamente, entre el público, otra integrante del acto hacia la labor de atender al público anunciando que la presentación estaba por empezar. El Colectivo Rompecabezas realizó uno de los shows más interesantes del festival. La experiencia conformada por música, performance y actuación transformó el espacio y las sensaciones de los asistentes al escuchar a  Violentango

En Plaza de Armas la noche fue testigo del despampanante acto de Mooi, joven cantante que tomó el escenario frío y lo calentó con su baile y mezcla de influencias musicales. Renee, no conformé, se quitó su suéter y se expuso a la lluvia a bailar y mojarse con los valientes asistentes.

Para cerrar, la atmósfera entró en serena armonía con los argentinos que alguna vez pisaron Glastonbury, Violentango. Entre risas, calma, abrazos y mucha tranquilidad, el tercer día se fue como una llovizna, no estruendosa, que siempre estuvo ahí, pero no empapó del todo.

REDACCIÓN:

Luis
Mata

FOTO:

Montserrat
Roma

No es una revista, es un movimiento.