Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

84192
Corona Capital 2015: día 2

Corona Capital 2015: día 2

Un nuevo panorama.

A lo largo de sus seis ediciones, Corona Capital se ha distinguido por traer bandas “medianas”, es decir aquellas que aún no llenan un estadio o un foro abierto, pero tienen el público y la energía suficiente para dar los mejores shows del año. El festival más importante de la CDMX en cuanto a música contemporánea se refiere, tuvo su segundo día en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Una tarde fría que solo conoció de nombres grandes y pequeños.

Este año se apostó por alinear actos pequeños, algunos incluso inéditos, como fue el caso de Poppy, la joven que tiene rato subiendo videos a YouTube, la mayoría ideados por el creador independiente Titanic Sinclair. La tierna y enigmática se mostró agradecida y cautivada pese al poco público que la acompañó.

Corona Capital 2015
Foto por Jaime Fernández

La gente fue llegando de manera pausada ante un fuerte aire frío y la amenaza de lluvia, misma que revivía el fantasma del diluvio en 2014. Afortunadamente, para los deseosos de fiesta, desde temprano los escenarios comenzaron a ponerse calientitos. Shamir ocupaba el Doritos Stage, después de su breve introducción en español: “Hola, soy Shamir y voy a cantar algunas canciones”, dijo el cantante de electronic house para abrir paso a su set con “In For The Kill”. Mientras tanto, Sohn establecía un mood más calmado —pero agradable— a unos cuantos pasos de ahí, y George Fitzgerald amontonaba a unos cuantos que se refugiaban del viento en la Carpa Claro Música.

La primera banda en tener una respuesta decidida del público fue Circa Waves. Los de Liverpool se presentaron por primera vez en nuestro país. Con tracks como “My Love”, “Best Years” y “T-Shirt Weather” animaron a un público que ya les traía ganas, al tiempo que otros se acercaban al escenario por la energía que los británicos compartían. Para ese momento el sol, apenas visible entre las nubes, se asomó por un rato, para después caer por completo. En el escenario Corona, un acto aún más consentido comenzó a sonar: Twenty One Pilots.

Circa Waves-6
Foto por Bruno Muti

El dúo conformado por Tyler y John salió en disfraces de esqueleto con el tema “Heavydirtysoul”. Inmediatamente, los asistentes corrieron a su stage, muchos de ellos con gesto desesperado, aglutinando una de las mejores respuestas en torno a un acto de todo el festival. Pese a que los norteamericanos mezclan hardcore con hip hop, hicieron a la gente corear canciones como “Can't Help Falling in Love”. En realidad, el Autódromo se notaba a la mitad de su capacidad y con muy poca gente, en relación a ediciones anteriores.

Por esta razón, una de las primeras fiestas de la noche careció de público cuando Tokimonsta ocupó la carpa antes llamada Bizco Club para un set adecuado a la tarde nublada, que puso a los presentes a bailar. Los nombres grandes del día aún faltaban y Mew fue la primera sorpresa. Dando cátedra en el escenario Doritos, demostró lo qué es el art rock danés. Con una pantalla llena de estrellas detrás de ellos y canciones como “She Spider” y “Comforting Sounds”, mandaron a los asistentes a otra órbita.

Poco a poco el ambiente fue subiendo de tono y el consumo de alcohol en la gente se hacía cada vez más evidente. Brodinski aprovechó esta situación para convertir la carpa Claro Música en una fiesta. Los platos fuertes estaban por llegar y la Curva 4 del Autódromo seguía recibiendo gente, muchos de ellos esperando para ver a Pixies y Primal Scream.  

Spoon ocupó el escenario Corona con “Rent I Pay”. Los de Austin, Texas representaban otra banda que algunos iban específicamente a ver, otros se paseaban por los escenarios mientras Britt Daniel se mostraba complacido de la respuesta. Minutos después, el escenario Doritos se llenó de girl power con la presentación de Sleater-Kinney. Las guitarras fuertes y la energía del trío punk rock satisfizo a quienes no tenían una idea clara de a quién mirar.

En el Corona Light, Primal Scream ya complacía a los más clavados. Un breve pero contundente set abarcó rolas como “2013”, “Loaded” y “Rocks”. A medida que avanzó la noche, la oferta de bandas comenzó a apretarse, dejando a algunos con decisiones muy difíciles por tomar. Fatboy Slim declaró la parranda oficialmente inaugurada, al tiempo que muchos no se movían del Doritos esperando a Pixies.

El público se dividió y eso favoreció a que cuando Black Francis, David Lovering, Joey Santiago y Paz Lenchantin salieron a escena, todos disfrutaron el show cómodamente. Los pilares del rock alternativo regresaron después de cinco años al Corona Capital con un set diferente, abarcando temas inéditos en nuestro país. La banda se plantó sin decir mucho y otorgó un set de 24 canciones, entre ellas “Isla de Encanta”, “Ed is Dead”, “Wave of Mutilation” y “Vamos”, creando saltos y hasta pequeños slams en el público, que provocaban que la tierra se alzara. Después de más de hora y media de show, el público no estaba listo para despedir al grupo, que sin encore ni mayor espectáculo, tocó la icónica “Where Is My Mind?” y se despidió.

Corona Capital 2015
Foto por Jaime Fernández

La noche terminó con fiesta por todos lados. Ratatat otorgó ritmos experimentales y gotas de psicodelia, interpretando temas de su última placa Magnifique. Chromeo dio su clásico set lleno de sensualidad y elegancia; “Come Alive”, “Fancy Footwok” y “Jealous (I Ain’t With It)” no pudieron faltar. Por último, Calvin Harris cerró entre papeles volando, fuego en el escenario y fuegos artificiales.

Corona Capital 2015
Foto por Bruno Muti

Quizá no fue el Corona Capital más brillante. Quizá este año faltó una mejor planeación para un cartel con más cuerpo. Quizá la asistencia tampoco respondió como en anteriores ediciones. Sin embargo, el festival demostró por qué es el más importante de México, agarrándose de las uñas, ofreciendo una experiencia única que inició desde la #CoronaCapitalWeek, evolucionando, mutando y apuntando a ediciones que prometen mucho. Es un misterio qué será de la edición 2016, pero seguramente será algo grande.

No te pierdas la cobertura del primer día.

No es una revista, es un movimiento.