Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

57103
ACL 2014: 3 días de picnic y música en Austin

ACL 2014: 3 días de picnic y música en Austin

Arturo
Luna

08/Oct/2014

Es probable que la ciudad de Austin, Texas, se esté forjando como una meca para diferentes disciplinas, lo cual no es casualidad. Este año los famosos X Games que se realizaban en Los Ángeles se han mudado a esta ciudad; asimismo, la Fórmula 1 tiene una escala ahí.

Musicalmente se ha convertido en una parada obligada en los calendarios de diferentes bandas y artistas, ya sea internacionales o que apenas comienzan su carrera. No puedo entender a un proyecto musical que recientemente se haya colocado en el gusto del público y que no haya pasado por Austin.

C3 Presents, encargados también de la realización de Lollapalooza, han enfocado sus esfuerzos hacia el festival Austin City Limits, que celebró su 13° edición en este 2014. La ciudad entiende y también realiza un esfuerzo para que por 6 días, divididos en 2 fines de semana, con prácticamente con el mismo cartel, la gente celebre la música en la llamada capital mundial de la música en vivo.

ACL representó 3 días de música distinta entre si, diversidad que fue capaz de atraer a tipos de personas diferentes: el viernes la gente parecía menos identificada con algún tipo de música en particular, el sábado las coronas de flores en las cabezas de las chicas y los vestidos de pasarela coloreaban el Zilker Park en espera de la presentación de Lana del Rey, mientras que los latinos/mexicanos y su peculiar calidez llenaron los escenarios de banderas tricolores en las presentaciones de InterpolZoé y Juanes; finalmente, el domingo, personas arriba de los cuarenta años junto a sus familias caminaban por el parque ansiosos por ver a Pearl Jam.

Día 1

Los festivales suelen ser una gran prueba para medir el posible éxito de una banda y Temples obtuvo excelentes resultados. Aunque podría parecer una mezcla entre la psicodelia de los años setenta y algo de The Horrors con Tame Impala, su música logró crear una conexión con la gente que celebró cada canción, entre ellas "Shelter Song", que fue la más ovacionada.

Existen fenómenos musicales que podrían no tener sentido alguno, pero que resultan ser tan grandes como el de Capital Cities. Si bien su música se convierte en un refrito literal de los años setenta, el concepto, el ritmo y sus letras convencieron a todos los que se dieron cita bajo un sol fulminante. Entre covers como "Stayin'
Alive" y canciones propias, los angelinos llenaron un set que no pasó desapercibido por el Zilker Park.

Chvrches fue sin duda una de mis favoritas del primer día. La magia musical de este trío de Glasgow y su sencillez en el escenario se conjugaron en un set tan completo que rompió la frialdad del público norteamericano y los hizo cantar, bailar y aplaudir a cada momento. Durante las pausas entre canciones, Lauren se comunicaba con el público con tanta facilidad que por momentos parecía una rutina de stand up comedy, desglosando momentos vividos en el aún joven festival, como las banderas que andan por todos los escenarios.

Si existen momentos mágicos en esta tierra seguramente son los conciertos de Belle & Sebastian. No importa si eres fan, tampoco si conoces sus letras o si los has visto varias veces, sus presentaciones están llenas de honestidad y cargadas de buena vibra que el público agradece. Momentos como "Funny Little Forg", canción clásica de su repertorio pero que no había sido parte de su reciente gira, aparecieron, al igual que "The Boy With the Arab Strap", en la que Stuart Murdoch sorprendió subiendo a poco más de una decena de personas para que bailaran al ritmo de la melodía.

La noche comenzaba a caer y la gente se reunía para ver a una leyenda musical en el escenario. Beck se paró frente a los que ahí nos encontrábamos y junto a sus músicos ejecutaron soberbiamente 17 canciones perfectamente elegidas para la ocasión. A pesar de su criticada elección como headliner (como escuché en repetidas ocasiones a lo largo del Zilker Park), el angelino encontró a un público que se emocionó con los coros de "Loser", se movió al ritmo de "Blue Moon" y brincó al compás de "Girl". Finalmente, "Where It's At" fue la elegida para cerrar la primera etapa de este festival.

Día 2

El festival comenzaba tomar un ritmo distinto y mientras las coronas de flores se esparcían a lo largo del parque, para horas más tarde encontrarse como un bonito jardín durante la presentación de Lana del Rey, decidí reencontrarme por segunda vez en este año con Poliça. Si bien la primera oportunidad que tuve fue en un garage durante las festividades de SXSW, ahora era distinto.

El clima era muy caluroso y el sol pegaba de frente a los ojos del público, permitiéndonos apreciar poco, visualmente hablando, de lo que sucedía arriba del escenario. No obstante, los ritmos R&B y su música, principalmente emitida por sintetizadores, permitió generar un ambiente de tranquilidad inmejorable.

Para este punto preferí dividir mi tiempo y apreciar un poco los dos sets que se encontraban en ese momento, uno en cada extremo del parque. Por un lado, el folk pop de The Head and The Heart y su "Another Story" amenizaba a la ya mucha gente reunida en el parque, que apartaba un espacio para lo que seguiría; al otro, extremo cientos de mexicanos, principalmente, cobijaban a un Interpol que en Estados Unidos es una banda de medio cartel. Más emocionaba "Evil" y "Slow Hands" a los latinos que a la gente que aprovechaba para moverse a otro escenario.

Icona Pop es un fenómeno. Las suecas no sólo han hecho canciones pegajosas que prenden el ánimo de quien las escucha, sino también se acercan como pocos a la gente que expresa su gusto por cantarlas. Acompañadas de un crew muy interesante que traducía a lenguaje para sordomudos sus letras (no muy profundas, por cierto), llenaron de beats al público entre el que existió una entrega de anillo para matrimonio; toda una fiesta.

Chicas caminaban, corrían y emocionabas gritaban ante los primeros acordes de la banda de soporte que Lana del Rey presentaba, para llenar de sonidos eufóricos su aparición en el escenario principal en donde no cabía una persona más, pues fue el único "sold out" de los 3.

Mi emoción no era tanta y la conexión con Lana del Rey fue nula, por lo que mientras sonaba a lo lejos "Summertime Sadness" caminaba para el escenario pequeño, en donde se presentan las nuevas propuestas del festival. La sorpresa fue escuchar a The Wans, de Nashville, y encontrarme con que aún las guitarras y los conceptos básicos del grunge que tanto impactó en la década de los noventa podía encontrar una nueva faceta en pleno 2014. Ya tendré tiempo de escuchar su disco He Said, She Said, pero por lo pronto su show en directo es digno de destacar.

Major Lazer se presentaba y la gente lo sabía. Es fácil describir un show de Diplo, Jillionaire y Walshy Fire, porque desde el primer momento hasta el último beat la gente baila sin parar. Diplo, montado en su ya común burbuja y moviéndose arriba de la gente, además de la marioneta de Major Lazer a mitad del show, colorearon su presentación logrando justo lo que la gente quería.

El final estaba cerca y decidí repartir el set de Skrillex con el de Eminem. El primero, arriba de su clásica nave y acompañado de luces todo el tiempo, armó una fiesta formada por público muy joven que sólo quería bailar. Por el otro, Eminem relató una historia ficticia en la que había sido secuestrado y volvía a la libertad justo en ACL.

Lleno de canciones en las que se acompañó de sampleos de Rihanna, Eminem presentó gran parte de las canciones que interpretaba con la cantante de Barbados en su reciente gira, The Monster, y aprovechó para lanzar al final un medley compuesto por "My Name Is", "The Real Slim Shady" y "Without Me", además de regresar con "I'm Not Afraid" y cerrar con "Lose Yourself". Simplemente, una leyenda de la música contemporánea.

Día 3

El cansancio era mucho para esta altura del festival pero había que hacer un poco de esfuerzo para terminar esta fiesta. El cartel de este día resultó ser el menos convincente al parecer, y la gente disminuyó radicalmente en cantidad de un día para otro. Debido a esto era posible el caminar entre escenarios y disfrutar en un buen espacio las diferentes bandas a lo largo del parque.

La primera banda que me encontré y que me había rehusado de ver en otras ocasiones fue AFI. Sin duda, no es tampoco del gusto de mucha gente y su escenario parecía un picnic más que un concierto. Si bien su show está plagado de guitarras estridentes y baterías duras, su música en conjunto no es un punto a destacar.

Por otro lado y en un escenario más pequeño, Nikki Lane y su concepto de música americana ponía a bailar a las tejanas que parecieran tuvieran una coreografía ya marcada para esas ocasiones. Seguramente la artista de South Carolina conecta perfectamente con un público más acostumbrado a la música popular regional de los Estados Unidos.

En el mismo escenario de la artista anterior los neoyorquinos Cults establecieron un ambiente destacable en un día difícil. Madeline Follin y Brian Oblivion interpretaron por 45 minutos canciones de sus dos discos. El concepto es sin duda parte de toda la música synthpop que es muy común en estos días, pero Cults encuentra en este género un sonido que se empeña en destacar pese a los problemas de audio (únicos que me tocaron vivir en el festival) que superaron a la perfección.

Los norteamericanos tienen a respetar sus raices y la gente en Austin estaba lista para acoger a sus paisanos. Spoon hizo lo correcto, desde que llegaron y hasta el final de su novena canción no dejaron de celebrar sus raices, y "Knock Knock Knock", "Inside Out", "Do You" y "Black Like Me" fueron muestra de que uno puede ser profeta en su tierra, por lo menos en los Estados Unidos.

El escenario BMI no dejaba de impresionarme y cada vez que tenía tiempo me acercaba a ver lo que ahí sucedía. The Last Internationale fue otra sorpresa grata. Una banda de rock clásico, con chamarras de piel pese al calor y la presencia de Delila Paz al frente de la banda se encontraron con uno de los mejores aforos que pude percibir en dicho stage.

Aunque el escenario principal comenzaba a llenarse de gente que esparaba con ansias a Pearl Jam, decidí caminar hacia el escenario en donde una noche antes había sido parte de la fiesta de Major Lazer para vivir una, no de igual intensidad, pero sí de mucho baile. Chromeo cerraba las actividades del escenario RetailMeNot con un público que quería más que melancolía y guitarras, mucha fiesta y "Sexy Socialite" lo logró.

El momento esperado para muchos había llegado, la gente lo sabía y eufórica esperaba a que Pearl Jam comenzara su presentación. El show sería distinto y tal vez la gente que se había hecho ilusión de escuchar todo lo clásico de la banda quedaría un poco decepcionada. "Long Road" y "Go" daban la bienvenida y la gente no paraba de celebrar cada momento en el que Eddie Vedder levantaba su, o sus, botellas de vino para brindar por cualquier motivo. Entre "Do The Evolution" y "Corduroy" se encontró su nuevo sencillo "Mind Your Manners" para después entregar una versión de un Pearl Jam más envejecido con lo que restaría de su set.

Momentos en los que la gente se levantaba del pasto, literalmente, fueron "Even Flow" y "Daughter", además de su excelente cierre en donde Vedder interpretó "Imagine" de John Lennon argumentando que hay veces que los canciones que no son tuyas llegan para hacerlas propias. A partir de ahí la gente volvió a conectar con la banda volviendo una fiesta desde el principio de "State of Love and Trust", pasando por "Lukin" y "Porch" para explotar finalmente con "Alive" y "Rockin' In The Free World" de Neil Young. La gente sin duda agradeció el esfuerzo de Pearl Jam que terminó un primer fin de semana de festival maravilloso.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Arturo
Luna

No es una revista, es un movimiento.