Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

41629
La suavidad y dulzura de Natalia Molina

La suavidad y dulzura de Natalia Molina

06/Feb/2014

Acepto que últimamente he traído varios sonidos provenientes de Chile pero, ¿qué le puedo hacer? Las propuestas de aquel país llegan en cantidad y con mucha calidad; una de ellas, que últimamente ha dado vueltas en mi cabeza, es la de la bella Natalia Molina.

Desde Santiago de Chile, recientemente festejada por su cumpleaños (2 de febrero), Natalia ofreció en 2011 uno de los álbumes más interesantes del año: Cuna de piedras, un disco con sonido pop fresco y alegre, con una riqueza musical que no se vuelve pesada a lo largo de los 10 tracks que le componen. Cuna de piedras es un viaje por las emociones de una mujer que deja el alma en cada una de sus creaciones; fue precisamente "Alma" el primer sencillo que la puso en la radio de aquél país.

Con palabras bien seleccionadas y correctamente mezcladas con melodías, Natalia ha logrado trabajar un sonido característico que se vuelve pegajoso y divertido. Pareciera que la valentía de la actual generación juvenil de su país se ha impregnado en cada una de sus notas; su trabajo transpira libertad y rebeldía a la vez. Rebeldía entendida como juventud misma.

De mi particular agrado es la movida "Tan temprano", canción que se ajusta bien a una época de cambios en la que nadie debe a nadie y, por consiguiente, nadie teme a nadie. Son evidentes cada una de las emociones que Natalia demuestra: sin miedo, sin tapujos, con toda claridad y la fortaleza que brinda su trabajo.

"Por si cambias", "Ay de mí" y "La fractura" son melodías llenas de fuerza y energía, canciones que logran empatar con la suavidad, dulzura y gracia de otras como "Revancha", la enamoradiza "Calma" y la no menos hermosa "El último esfuerzo" (con todo y suspiro al oído).

La música de Natalia es emocionante y vale cada uno de los minutos y segundos que le dediquemos.

No es una revista, es un movimiento.