Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

47797
La espontaneidad de Kill All Hipsters

La espontaneidad de Kill All Hipsters

06/May/2014

De acuerdo con la información publicada en su perfil de Facebook, Kill All Hipsters fue creado en Lanús, Argentina, durante diciembre del 2011. Ahí, específicamente en la casa de un fotógrafo argentino, nació un proyecto que, desde el nombre, deja claras las intenciones de su sonido.

Con texturas provenientes del punk, herederas del riot de los 90, ésta es una propuesta de chicas que alzan la voz hacia la discusión de género, que si bien pareciera ha ganado espacios, tiene aún muchos pendientes.

Desde que escuché el EP Kenpai me quedó la impresión de que se trataba de una banda verdaderamente globalizada, puesto que, sin ánimos de ponerme muy político –que de ello yo no sé nada–, la globalización debería ser eso: una interpretación de las culturas de fuera y no una invasión sin piedad.

Kenpai tiene canciones como “Bonny Fingers”, que nos recuerda proyectos de talla mundial que han puesto al género en todas las radios; sin embargo, son melodías como "Izzie" y "J’ai tué ma mère" (que se traduce como 'Maté a tu madre') las que nos ponen en perspectiva del verdadero alcance de esta agrupación. Ciertamente, el EP no es tan sólido. Hay canciones que desconciertan por cierta falta de coherencia sonora, aunque eso no le resta nada a los momentos llenos de ritmo y verdadera energía.

La sensación de escuchar a estas mujeres ejecutar su música genera varios sentimientos que, si sumamos los títulos de sus canciones, las letras y el propio arte, nos dejan con más dudas que certezas. Sin embargo, valga otra aclaración para que no piensen que no me agradó, creo que esa es la valía del material: no hay certezas.

Se trata de pensamientos e ideas al azar que por momentos logran hilar un discurso que resulta dar algunas pistas de lo que se pretende, pero queda una vez más la duda de si esto fue a propósito o de si nos encontramos con algo más bien orgánico, que simplemente surgió.

Es muy cierto, no hay lugares comunes en este material: pura espontaneidad, o como diría un amigo, simplemente está la vida que surge.

No es una revista, es un movimiento.