32342
Kyson: Géneros y melodías en la licuadora

Kyson: Géneros y melodías en la licuadora

06/Sep/2013

Desde hace siglos de años, Alemania ha forjado grandes y virtuosos personajes que se han posicionado en el mundo de las bellas artes, y si bien dejaron legado, toca turno a las generaciones contemporáneas indagar en ello, dar sus toques  particulares y por ende, preservar la  innovación, especialmente en el ámbito musical. Kyson es un ejemplo del talento de los últimos años, una mezcla de sonidos psicodélicos, lo-fichillwave y un poco de electrónica ecléctica.

Se trata del proyecto en solitario del berlinés Jian Kellet Liew, quien durante sus shows en vivo hace mancuerna con Scott Van Manen para la batería y samplers; y Sam Rogers en los teclados y vocales, los tres basados en las posibilidades antañas que la música ofrece, tales como sintetizadores análogos e instrumentos de percusión.

La inspiración de este veinteañero reside en la melancolía hacia aquellos seres amados distantes, cambios de la vida, imágenes percibidas a través de una cámara y sonidos lejanos que preservan el recuerdo a pesar de los años, temas que dieron vida a The Water’s Way, su primer álbum de larga duración.

Una narrativa musical que evoca imágenes específicas, estados de ánimo variados y ciudades transitadas, tanto extranjeras como conocidas, es lo que este material ofrece; la conciliación de ideas, expectativas y sueños llevada a  la incursión de vocales con beats y sonidos relajantes. Una atmósfera que además de reflexiva, es grata al oído.

Como tema de apertura para su placa debut podemos escuchar “How Long”, melodía que cuenta con una letra poco entendible, pero no menos interesante, acompañada por acordes de arpa y percusiones ininterrumpidas que fungen un papel experimental y desaliñado. Así es como Kyson engendra una disyuntiva entre el trip-hop, chillout y un género más estilizado.

The Water’s Way llegará a las tiendas el 24 de septiembre, consta de 10 canciones y 3 bonus tracks para disfrutar una apacible tarde lluviosa.

No es una revista, es un movimiento.