83135
Terapia de

Terapia de "pareja" para el Músico y el Ingeniero

10/Nov/2015

El terapeuta de Salvaje Sound Studio tiene un caso especial a resolver, lee de qué se trató esta sesión.

Terapeuta: Señor músico, comience usted describiendo su relación con el ingeniero.

Músico: Mire, doc, en muchas ocasiones llego bien emocionado al escenario para hacer soundcheck y el ingeniero parece ya estar molesto. Como si yo le cayera mal. Otros días demuestra total apatía o peor, una neurosis e intolerancia que son verdaderamente molestas.

Desde el momento en que conecto mi guitarra comienza a molestarme con que “bájale a tu ampli”. Eso me enfurece porque yo si no escucho mi ampli bien fuerte no me inspiro. ¡¿Además para qué toco en vivo si no es para sentir la emoción de mi guitarra bien fuerte?!

Con el cantante de la banda es otro problema porque siempre lo tiene bien bajito en su monitor y él no puede afinarse ni cantar a gusto si no se escucha fuerte y claro. Además, aun a volumen bajo, siempre hay feedbacks.

Para terminar, cuando le preguntas a la gente si le gustó el concierto, te dice que se escuchó horrible, que no se entendió nada, etc. ¡No se vale, doc!

Terapeuta: ¿Y usted, señor ingeniero?

Ingeniero: Mire, yo también siempre llego bien contento a hacer sonido en vivo, pero los músicos llegan de antemano con mala actitud.

Para empezar el guitarrista, como siempre, quiere tener su ampli fuertísimo. Tan fuerte que yo tengo su guitarra apagada en mi consola y aun así se escucha más fuerte que todos los demás instrumentos en el P.A. Yo le pido que le baje y no le baja nada. Además me hace caras y muecas cuando se lo pido.

Luego me llega bien bajita la voz y le tengo que subir mucho a la ganancia. Por eso, cuando quiero subirle en monitores hay feedback. El cantante se molesta porque no le subo más a su monitor pero no puedo. Por si fuera poco, a veces se siente tan importante que cree que no se ve bien ir al soundcheck ¡¡¡y no va!!! Entonces tengo que imaginarme cómo le gusta escuchar su mezcla en monitores y nunca sé si le gusta o si mientras canta está haciendo corajes con mi trabajo.

Tengo que andar librando todos estos problemas, y por supuesto muchas veces no hay manera de que funcione. Claro, cuando se sube la tercera banda yo ya estoy hasta el copete, harto y de malas porque no me dejan hacer mi trabajo.

Además muchas veces no conozco a la banda y esperan que adivine cuando viene un solo de guitarra, o si el tecladista va a hacer una línea importante, etc. Y todo eso mientras tengo que hacer yo solo la labor de sala y monitores porque solo quieren pagar un ingeniero y no dos. Luego hasta mal pagado me voy.

Terapeuta: Entiendo. Es muy sencillo:

1.- Guitarrista, coloca siempre tu amplificador apuntando directo a tus orejas y no a tus piernas y siempre de lado al público. Esto hará que tú disfrutes su volumen, que no molestes a los demás y que no compitas con el P.A.

2.- Dile al vocalista que la distancia al micrófono debe ser de unos 3 cm y que debe alejárselo a unos 20 cm cuando cante fuerte. Debe aprender a microfonear. Que no tome el micrófono de la cápsula sino del cuerpo del mismo y que nunca acerque su micrófono al monitor. Esto ayudará a que el ingeniero no tenga su ganancia alta y pueda darle mucha más salida a sus monitores.

3.- Mejor, si siempre trabajan con ingenieros de planta, que los conozcan bien y sepan sus canciones y cómo les gusta su sonido.

4.- Hagan el esfuerzo por pagar un ingeniero de sala y otro de monitores. Dos ingenieros son muchísimo más que uno.

5.- Nunca falten a soundcheck. De él depende que se escuchen bien y si hay problemas se resuelven ahí, y no en pleno concierto.

6.- Entiendan que es de interés mutuo que el show salga bien y que el resultado depende del trabajo en equipo. Aprendan a comunicarse entre ustedes.

Sigue a Salvaje Sound Studio en Facebook y Twitter.

instagram_logo2

Salvaje Music Store es una boutique online especializada en música donde encontrarás un amplio catálogo de artículos como viniles, casetes, tornamesas, bocinas, muebles, artículos de colección (prints) e instrumentos musicales no convencionales (sintetizadores modulares).

No es una revista, es un movimiento.