108581
#Ambulante2017: Nick Cave and the Bad Seeds

#Ambulante2017: Nick Cave and the Bad Seeds

De nuevo, pero con sentimiento: La música como vehículo para externar el dolor en el documental de Nick Cave.

El 14 de julio del 2015, cuando Nick Cave se encontraba en los preparativos de lo que sería su decimosexto álbum de estudio, su hijo adolescente Arthur sufre un accidente y fallece. Devastado por esta tragedia, el músico debe lidiar con su dolor y su perspectiva sobre la vida y los tópicos relativos a ella se transforman. Ello queda plasmado en su disco Skeleton Tree, editado en septiembre del año pasado, y considerado por muchos uno de los más oscuros y melancólicos de su carrera.

Esta historia es registrada en el documental One More Time with Feeling, el cual sigue el proceso creativo detrás de esta producción, a la par que va profundizando en los sentires y reflexiones de Cave durante la génesis del álbum y posterior a la muerte de su vástago; por medio de entrevistas efectuadas principalmente al cantautor, a su esposa, y a su compañero y cómplice musical Warren Ellis.

De ese modo, se revela a un Nick profundamente afectado por la irreparable pérdida, hablando sobre temas como el inexorable paso del tiempo, el verdadero significado de la felicidad, el impacto que el deceso de alguien querido tiene en uno, y como estos factores influyen no solo en su estado de ánimo y en su forma de ver las cosas, sino también -y sobre todo- en sus composiciones.

El cineasta Andrew Dominik (El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford; Mátalos suavemente) orquesta una obra (filmada en un pulcro a la vez que opresivo blanco y negro) que se acerca directa pero sutilmente a la intimidad -personal y artística- de Nick Cave, dejando entrever que Skeleton Tree significó para el compositor una catarsis liberadora, un desahogo de su pena diluida en cada uno de los cortes de esta producción.

Y dicha liberación no solo es expresada verbalmente gracias a los comentarios que el propio Nick llega a hacer sobre el cómo fue gestándose el disco, sino también al mostrar en pantalla las sesiones donde Cave ejecuta -acompañado de sus músicos- canciones como "Jesus Alone"; "Magneto" y "Anthrocene", entre otros.

En ese aspecto, Dominik opta por presentar varios tracks en el filme como si se tratase de un recital privado, íntimo, personal. algo equiparable a estar con ellos encerrado en dicha sesión, a oscuras, sentados en silencio en un rincón. O bien replicando la experiencia que un escucha tendría al oír el álbum en soledad, usando -por ejemplo- audífonos, dejándose apoderar sensorialmente por él. Tras ello el espectador (una vez finalizada la proyección) deseará salir corriendo a casa a escuchar íntegramente Skeleton Tree.

Así One More Time with Feeling va más allá de solo atisbar tras bambalinas en el trabajo creativo de un prominente músico, y se vuelve una emotiva, envolvente y por momentos estremecedora inmersión en la mente y corazón de un artista, así como en las entrañas de su música.

No es una revista, es un movimiento.