66948
Flor de Mayo: Placer multi-sensorial

Flor de Mayo: Placer multi-sensorial

23/Mar/2015

Frecuentemente se necesita un espacio para sí mismo. Para descansar, replantearse cosas y olvidarse del ajetreo diario. Minimalista. Encontramos el rincón para dejar atrás la ciudad y enfocarse en el deguste gastronómico y vivencial. Ubicado en el centro histórico de Cuernavaca se encuentra el Hotel, Restaurante y Spa Flor De Mayo. Un escaparate de lujo que no falla en concepto.

El primer Design Hotel de Cuernavaca cuenta con distintas virtudes que lo unifican. En la parte de abajo se encuentra el epicentro del deguste culinario el Patio 603. Este espacio que no se recarga a lo pretencioso ofrece un menú completo y variado que combina distintos sabores y sensaciones.

En el menú podrás encontrar platillos como la sopa de jitomate rostizado, los pétalos de res, el rol ibérico o el atún al ajillo, sin olvidar postres como la tarta de manzana o la tartaleta de frutos rojos. Sabores contrastantes que se juntan para crear nuevos placeres al paladar. El menú constantemente se actualiza, y éste apenas será lanzado al público en general.

Los cuartos, cómodos y completos. Con una señal de wi-fi que nunca falla, un pequeño frigo-bar y una suave cama para descansar sin ningún inconveniente. Flor de Mayo es uno de esos hoteles donde puedes estar todo el día. Con sala de eventos multi-equipada para cualquier celebración, el espacio se presta para ceremonias, cócteles, pool party’s o lo que se pueda presentar.

Y para rematar el disfrute, en la parte de arriba se encuentra una terraza con una alberca para tomar el sol y disfrutar el caluroso clima de Cuernavaca. El espacio cuenta con camastros, sombrillas y unas barra para refrescarse. Ya sea con un mojito o un clamato en mano, el calor se disfruta en Flor de Mayo.

Conceptual, minimalista, dedicado a un público DINK’S (Sin hijos, doble entrada de dinero por sus siglas en inglés). El Hotel, Restaurante y Spa Flor de Mayo propone una experiencia multi-sensorial de lujo para ojos, mentes y paladares exigentes.

Más sobre el hotel Flor de Mayo aquí.

No es una revista, es un movimiento.