166348
Sonoridad: Colectivas mexicanas, impulsando la música de forma horizontal

Sonoridad: Colectivas mexicanas, impulsando la música de forma horizontal

El trabajo colectivo ha logrado que las comunidades encuentren un camino hacia el conocimiento y el reconocimiento, dan forma al futuro y otorgan un sentido de identidad, transformación y afirmación en desarrollo horizontal, generan zonas de expresión para mujeres, queers, no binarios y mujeres trans.

El gran antecedente que tenemos en México ocurrió después del Primer Encuentro de roleros organizado por Paco Barrios en 1997. Llegaron pocas roleras, pero inmediatamente organizaron Mujeres en Fuga, en julio de 1998 realizaron el ciclo de Compositoras en el Multiforo Alicia. La aquelarre musical con base en la experiencia de Laura Abitia, Teresa Estrada, Ana Pizarro, Adla Cano y María Tort, tuvo como resultado el CD Brujas (2005), que incluye la canción "Una más en Juárez", escrita por Abitia e inspirada por el libro Las muertas de Juárez.

Las colectivas no entran fácilmente en la escena local, no se ajustan a un molde aceptable y familiar, pero sus saberes compartidos no tardan en generar un movimiento interseccional a su alrededor. Crean espacios moldeables con acciones en conjunto, una declaración política que nos empuja hacia ideales equitativos. 

Chingona Sound, El Palomar, Híbridas y Quimeras, Mujeres en Acción, Mujeres Vinileras, Musas Sonideras y WOMXN, entre muchas otras, son colectivas que reúnen la diversidad de la cultura musical en México. Establecen nuevos espacios para artistas sonoras, creadoras de rimas, gestoras culturales, músicas, programadoras, vocalistas y selectoras.

Como músicas notamos que la mayoría de los carteles en los que había experimental, predominaba la presencia masculina y quisimos crear nuestros propios espacios”, me comentan las integrantes de Híbridas y Quimeras, un proyecto que gestiona sus propios eventos y que ha logrado una “evaluación conjunta de decisiones y expresión libre de inquietudes individuales.”

Las integrantes de Chingona Sound por su parte han logrado autonomía, apropiándose del espacio público con sistemas de sonido gestionados por mujeres, que también han permitido el autoempleo, han creado "una mini economia feminista.”

Si en este momento te estás preguntando como iniciar tu propia colectiva, no hay una formula, solo se trata de responder a un contexto específico y lograr un impacto en tu comunidad, incluyendo a un grupo de mujeres con diferentes niveles de experiencia y con las mismas ganas de aprender y compartir sus conocimientos, el resto surge conforme se crean las oportunidades. 

Solo cuestiona tu espacio a través de redes sociales, seguramente encontrarás mentes afines a tus propósitos. Como me comentaron las Mujeres Vinileras, el objetivo es lograr “lugares de representación donde más mujeres se sientan reflejadas” y abrir “brecha para que otras mujeres logren organizarse y generar sus propias escenas.”

Descubre más proyectos femeninos en

No es una revista, es un movimiento.