Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

80833
Todos están muertos

Todos están muertos

06/Oct/2015

En Todos están muertos, tenemos un drama familiar con un toque de comedia, fantasmas y estrellas de rock.

Hay algunas películas que al principio parecen obvias y que van cambiando conforme avanzan sus escenas, ofreciendo así una buena trama que llega acompañada de una propuesta interesante; justo ese es el caso de Todos están muertos, que inicia como si se tratara de la típica historia de una familia que tiene conflictos por resolver, y que poco a poco se convierte en algo distinto.

Lupe fue una famosa estrella de rock durante los años 80, pero una década después sufre de agorafobia y se la pasa encerrada en su casa todo el tiempo sin poder relacionarse con su hijo adolescente, Pancho, a quien ella no le agrada y que pasa por algunos cambios, ya que se encuentra buscando su propia identidad.

Ambos personajes son guiados por Paquita, madre de Lupe y abuela de Pancho, una mujer madura que está muy enferma y, mientras se encuentra a punto de morir, está preocupada por lo que será de los suyos después de que pierda la vida, así que necesita pensar en algo para unir a su familia.

A veces los grandes problemas requieren de soluciones extremas que incluso parecen malas ideas, así que aprovechando el Día de Muertos, Paquita logra que su fallecido hijo Diego regrese como un fantasma para que arregle sus cuentas pendientes con Lupe y la ayude a salir adelante. Durante el tiempo que Diego está de nuevo en su hogar, las cosas van cambiando en su familia y cada uno de sus integrantes va encontrando y aceptando su propio camino.

Aunque la cinta es de manufactura española y su historia se desarrolla en Madrid, tiene un sabor muy mexicano y se puede decir que es la mezcla idónea entre dos culturas, teniendo como contexto la leyenda de un grupo español que ha sido olvidado por el paso del tiempo y que funciona como pretexto para unir a varios personajes.

Todos están muertos, filme de la directora Beatriz Sanchís, es una película bien estructurada que se sostiene en buenas actuaciones y un guion que resulta redondo de principio a fin. La cinta ha sobresalido en diversas entregas de premios como los Goya y, sin duda, es una de las mejores propuestas que podrás ver en los cines.

 

No es una revista, es un movimiento.