Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

83553
Racing Extinction #LosCabos4

Racing Extinction #LosCabos4

14/Nov/2015

Pudimos ver la función especial de Racing Extinction en el marco del Festival Internacional de Cine de los Cabos.

El momento de reflexión ecológica llegó al Festival Internacional de Cine de Los Cabos con el documental Racing Extinction, un trabajo del ganador del Óscar, Louie Psihoyos, cuyo trabajo previo, The Cove (2009), le dio buena cobertura mediática a la nefasta práctica japonesa de la caza de delfines. Esta vez, Psihoyos aboga por la raza animal en general, de hecho incluye a microorganismos y cualquier tipo de vida que puede perecer al corto y mediano plazo gracias a los hábitos destructivos del hombre.

Psihoyos armó un equipo que se infiltra en los mercados negros del mundo, donde se comercializa todo tipo de especies en peligro de extinción, tales como mercados asiáticos, donde se venden aletas de tiburón para cuestiones culinarias, o branquias de mantarrayas para tratamientos curativos; observamos la sangrienta caza de estos animales —y otros como el elefante, los monos y algunas aves— y nos horrorizamos con las prácticas barbáricas de algunas de estas comunidades, en estos lugares del mundo donde la masacre de animales es básicamente su sustento.

Lo efectivo de Racing Extinction es cómo Psihoyos nos dice: sí, aquellos son unos bárbaros, pero esa es la mano directa del hombre –es aún más devastadora su influencia indirecta en la extinción de miles de especies (puede que 50 % de las especies del mundo se extingan en los próximos 200 años)–; los países “desarrollados” del occidente han reestructurado la acidez y temperatura de los océanos gracias a sus enormes emisiones de dióxido de carbono y metano por medio de sus industrias y patrones de consumo. Los cambios a los océanos resultan en el famoso cambio climático, que como se sabe, está forzando a la extinción a otras varias miles de especies.

Un panorama bastante pesimista, pero como es costumbre en estos documentales ecológicos, tales como An Inconvenient Truth de Al Gore, Psihoyos nos despide con un sentimiento de esperanza, inspirándonos a actuar antes de que sea muy tarde. Psihoyos conjunta a un buen número de artistas, científicos y especialistas en técnicas de proyección, para llevar a cabo lo que se puede calificar como una activación gigante, plasmando sobre los edificios principales de algunas de las ciudades más grandes del mundo los mensajes e imágenes necesarios para concientizar a la gente, especialmente a los niños, sobre los pequeños hábitos personales que pueden salvar o condenar a los animales del mundo. Como lo dice el mismo director: “Una sola persona sí puede hacer una diferencia”.

No es una revista, es un movimiento.