88936
No sin ella (Freeheld)

No sin ella (Freeheld)

No sin ella: Una edificante pugna por justicia.

Laurel Hester es una eficiente y notable oficial de policía que trabaja en Ocean County, New Jersey, quien por sus méritos está próxima a ser ascendida a teniente. Un día, de modo casual, conoce a Stacie Andree, una mujer más joven que ella, con la que inicia una relación íntima que mantienen en secreto para evitar que su carrera en la fuerza policiaca se vea afectada. Y aunque esta situación genera algunas fricciones entre ellas, logran salir avantes.

Tiempo después, la pareja decide mudarse a una nueva casa, y vivir su relación de forma más plena. Todo parece marchar bien hasta que a Laurel le diagnostican cáncer pulmonar. A partir de ese momento, ella inicia de forma simultánea dos luchas acorde a los posibles escenarios que se le presentan: por un lado, se somete a tratamiento médico para combatir su enfermedad, y por otro, intenta que Stacie sea su beneficiaria y obtenga su pensión en caso de que no logre ganarle la batalla al cáncer.

Desafortunadamente, su salud parece estar muy lejos de mejorar. Para colmo, la junta de consejo del condado rechaza su solicitud, argumentando que lamentablemente la legislación vigente no contempla situaciones como la de Laurel. Pero esta es sólo una excusa para que ellos evadan su responsabilidad y oculten sus propios prejuicios y temores de que, al aprobar tal petición, se abra la puerta a otras similares, como legalizar los matrimonios homosexuales, por ejemplo. Así, la lucha de la oficial Hester se intensifica, ya que cree fervientemente en la ley y lo único que busca es un trato justo. A su causa (además de Stacie), se suman Dane Wells, su compañero de trabajo en el cuerpo de policía, y Steven Goldstein, un activista en pro de los derechos de las personas LGBT.

Basándose en un cortometraje del 2007 rodado por la cineasta Cynthia Wade y que narra la historia verdadera de Laurel Hester y su pugna en contra del consejo ciudadano antes mencionado, el neoyorquino Peter Sollett (Nick y Norah - Una noche de música y amor) crea un dramático aunque no del todo logrado retrato sobre la cruzada de una persona en contra el aparato estatal en pos de la equidad y el respeto a sus derechos esenciales, que ensalza valores como la solidaridad, la perseverancia y la convicción como herramientas para enfrentarse a la intolerancia, la discriminación (en este caso, la de tipo sexual) y la injusticia.

Dichos valores son personificados por la oficial Hester, que a pesar de su frágil salud, logra sacar fuerzas de flaqueza para poder enfrentarse a las reiteradas negativas de los consejeros que se oponen a su petición más que justa. “No estoy pidiendo un trato especial, sólo pido equidad”, es la frase que le espeta a los integrantes de dicha asamblea, y que es el mantra subyacente en toda la trama.

Pero conforme la película se acerca a su desenlace, sus aspectos reflexivos y cuestionadores comienzan a diluirse, menguando la fuerza y el compromiso requeridos por el tema, yéndose por derroteros más edificantes, románticos y un tanto complacientes, coronados con un desenlace poco inspirado y ambiguo. Un filme que no logra hacerle justicia a una personalidad que toda su vida creyó y dedicó su vida a la lucha por los derechos. 

No sin ella - 3

No es una revista, es un movimiento.