69632
¿Inmortalidad o amor?

¿Inmortalidad o amor?

Adaline Bowman es una mujer que nace en 1908, y que lleva una existencia normal: se casa, tiene una hija y vive en la ciudad de Nueva York. Hasta que una noche durante una inusual nevada, en la carretera sufre un extraño accidente, lo cual hace que su cuerpo deje de envejecer y mantenga la apariencia de una mujer de 27 años.

Los primeros años esto no es demasiado notorio, pero cuando su hija comienza a verse cada vez mayor (al tiempo que se suscitan algunos otros problemas que amenazan con exponerla), Adaline decide mudarse a otra ciudad, y tratar de averiguar que fue lo que le pasó. Esto será el inicio de un eterno peregrinar de un continente a otro, cambiando de identidad y de domicilio constantemente para evitar que su secreto se descubra.

Por su condición de aparente inmortalidad (y para evitar delatarla), Adaline toma todo tipo de precauciones: manda hacerse documentos falsos, trata de evitar que la fotografíen, y en general, trata de mantener un perfil bajo. En el terreno personal, trata de no entablar relaciones amistosas o familiares (con excepción de su hija, con quien mantiene contacto), y mucho menos se permite enamorarse ni comprometerse con nadie. Pero el encuentro con el joven Ellis Jones lo cambia todo, y la enfrenta a un dilema: mantener su secreto y desaparecer nuevamente lastimándolo a él y a si misma, o revelarle su pasado y exponerse por primera vez en muchos años.

Una película romántica de corte fantástico, que plantea la inmortalidad como un don que viene acompañado de una maldición: la de la soledad, de tener que (irónicamente) mantenerse al margen de la vida y no ser capaz de crear lazos afectivos duraderos por tal condición. Un vehículo de lucimiento para la actriz Blake Lively, del cual logra salir bien parada gracias a una correcta actuación y lograr crear un emotivo personaje. Para los amantes de las películas románticas, pero que quieran una trama más sustanciosa.

No es una revista, es un movimiento.