18878
Cuidado con el Sr. Baker, la biografía del primer rockstar

Cuidado con el Sr. Baker, la biografía del primer rockstar

08/Feb/2013

“Jesus, Ginger plays like a nigga…” (Max Roach)

En la entrada de una lujosa residencia sudafricana puede leerse un cartel que dice: “Beware of Mr. Baker” (cuidado con el señor Baker). Una extraña sensación musical se desprende desde las primeras imágenes de este filme, unos tambores africanos ya comienzan a trastornar al espectador.

Este año, para la sección de Sonidero, el festival Ambulante se puso funky para presentarnos la cinta Cuidado con el Sr. Baker de Jay Bulger. La vida y milagros de uno de los mejores bateristas ingleses de la historia; quizás el inventor del rock pesado y del heavy metal, en cuanto a percusiones se refiere. “Al heavy metal debimos haberlo abortado desde su nacimiento…”, comenta el protagonista en algún momento del filme. Así es el buen Ginger, un verdadero bastardo, dirían algunos.

Adicto al jazz clásico de bateristas como Max Roach, también adicto a la heroína, entre otras cosas, Ginger se despliega ante nosotros a través de alucinantes animaciones estilo comic book que la película nos muestra: también a partir de fragmentos de conciertos, de canciones, imágenes de archivo y entrevistas con él y con sus allegados; entre los que destacan personajes de la talla de Eric Clapton, Carlos Santana y Steve Winwood.

Mucha gente ha escuchado los nombres Cream o Blind Faith y a su vez todos los guitarrazos y percusiones que estos conllevan, pero pocos conocen la historia detrás de tanta genialidad. Muchos alaban el nombre de Clapton pero pocos conocen al gran maestro y polémico guía espiritual de Eric, en el terreno de la creación musical. Ese es el Sr. Baker.

Así, la cinta de Jay Bulger intenta presentarnos en su totalidad la compleja imagen de Ginger Baker –entre espasmos personales, locura, adicciones y sobre todo la sublime música que logró generar– en la que vale la pena adentrarse. Un documental thriller-melodrama lleno de música, drogas, exhibicionismo, excesos y buena locura; una película creada desde la intimidad de uno de los más grandes músicos del siglo XX y, al mismo tiempo, una pieza que está dedicada a los escuchas de la buena música y a todo aquel que desee comenzar a rockear.

No es una revista, es un movimiento.