89809
Batman Vs Superman: El origen de la justicia

Batman Vs Superman: El origen de la justicia

23/Mar/2016

Dos de los superhéroes más populares y emblemáticos en la historia se enfrentan por primera vez en la pantalla grande para darle forma a una de las películas más esperadas de este año.

Sin importar que sean o no fans de los cómics, los superhéroes o de alguno de los personajes que aparecen en Batman Vs Superman: El origen de la justicia (Batman V Superman: Dawn of Justice), todos en el mundo, o al menos la gran mayoría, quieren ver la cinta en la que Batman y Superman protagonizan una batalla épica debido a que, nos guste aceptarlo o no, se trata de uno de los fenómenos cinematográficos más importantes en la historia del cine, sobre todo en los últimos años.

La trama es bastante sencilla y el origen de su conflicto tiene lugar en la entrega anterior de Superman, Man of Steel, retomando su aparatoso final para recrearlo desde la perspectiva de un desesperado Bruce Wayne (Batman) que se convierte en testigo de la destrucción causada por el justiciero extraterrestre y dándose cuenta de que ese supuesto héroe en realidad es una amenaza para la humanidad, por lo cual se dispone a detenerlo diseñando un elaborado plan que poco a poco va tomando forma conforme avanza la historia.

Al mismo tiempo que un veterano y amargado Batman -quien ya lleva 20 años haciendo justicia y enfrentando a despiadados criminales- va desarrollando su plan para encontrarse frente a frente con Superman y acabar definitivamente con él, el llamado “último hijo de Krypton” debe enfrentarse a un mundo que no lo entiende y que está dividido entre aquellos que lo consideran un salvador, llegando incluso a alabarlo como si fuera un dios, y quienes piensan que también ha causado mucho daño, acusándolo de ser más un problema que una solución. Además, está la presencia de Lex Luthor, un genio multimillonario y con malas intenciones que por alguna razón está obsesionado con la idea de eliminar al Hombre de Acero.

La película tiene puntos a su favor y en su contra, es buena y cumple con su objetivo de marcar el inicio del nuevo universo cinematográfico con los personajes de DC Comics, pero parece que justo se preocuparon más por que fuera eso en lugar de ponerle más atención a su historia, misma que por momentos pierde el ritmo y se vuelve algo pesada al igual que confusa al presentar una enorme cantidad de información de un solo golpe.

Las secuencias de acción son exactamente lo que uno esperaría y hay dos que mantendrán a varios al filo de su butaca, pero lamentablemente no duran tanto como deberían y tardan mucho en llegar. De repente es mucha introducción y esto hace que la cinta dure dos horas y media (de hecho se siente que hubiera bastado con dos horas). Lo que sí es muy evidente en esta producción es que su director es Zack Snyder, ya que está presente el estilo ya característico del realizador y éste es el adecuado para contar una historia de superhéroes como la que se presenta.

Hablando específicamente de cómo se desarrollan los personajes, vale la pena destacar que se presenta otra buena versión cinematográfica de Batman con un Ben Affleck que logra hacer un buen trabajo a pesar de que todos pensaban que lo arruinaría, y que el nuevo Alfred se aleja de lo que habíamos visto de él hasta ahora al presentarlo de una manera diferente, agregando que Wonder Woman se lleva la película con una breve pero efectiva intervención que resulta uno de los momentos más emocionantes y que deja a todos con muchas ganas de ver más de ella en acción.

Lamentablemente no todos los personajes están igual de bien logrados, como sucede con Superman cuyo desarrollo queda a deber, una Lois Lane que parece metida a la fuerza teniendo un mayor protagonismo del que debería tener en realidad y un Lex Luthor extremadamente caricaturizado que parece más una mala versión del Joker.

Batman Vs Superman: El origen de la justicia funciona como un delirante espectáculo visual que está dirigido a los fans que han estado esperando impacientes por ver a Batman pelear contra Superman, tal como sucede en las páginas de la legendaria serie Batman: The Dark Knight Returns en los cómics, así como a los cinéfilos menos exigentes que sólo buscan un vehículo de entretenimiento.

 

 

No es una revista, es un movimiento.