10727

When I was a kid I wanted to be...

09/Ago/2012

Beautiful Losers es un documental creado por Sidetrackfilms en el 2008, cuya finalidad es exponer los puntos de vista de algunos artistas, que durante su juventud en los años 90, encontraron la forma perfecta de manifestar su creatividad sin llegar a pensar que algún día podrían terminar realmente dedicándose a esto. Thomas Campbell, Shepard Fairey, Margaret Kilgallen, Barry McGee, Jo Jackson, Chris Johanson, Geon McFetridge, Harmony Korine, Mike Mills, Stephen Powers, Ed Templeton y su esposa forman parte de una  generación que en aquél entonces necesitó una forma de expresión, que los inspirara a ellos y a todas las demás personas que simpatizaran con su arte.

A finales de la década de los 80, para ser más específicos en el año de 1989, las calles de California, Nueva York, y en sí en las de cualquier lugar en Estados Unidos, se encontraban inmersas en una bella época de crisis y rebeldía que generó una revolución cultural bastante provechosa para su país y el resto del mundo. Manifestaciones como el graffiti, skateboarding, diseño, escultura, video y cine experimental eran los principales exponentes de la época y el tema de conversación dentro los círculos sociales que rodeaban y retroalimentaban a las viejas leyendas que protagonizan el proyecto dirigido por Aaron Rose.

El arte es la necesidad de compartir con alguien un punto de vista y esto es precisamente lo que los miembros del crew “Beautiful Losers” intentan compartir con los espectadores. No importa tu técnica, no importa si tu trabajo es perfecto o no, si tiene sentido o no para los demás; el arte surge de la necesidad que tenemos los seres humanos de no dejar de crear, ni de ser niños nunca. Las vivencias de cada artista, buenas y malas, fueron documentadas para llegar a la gente como un legado de inspiración y creatividad para que nuevos movimientos culturales continúen surgiendo en las próximas generaciones.

Mike Mills, director y diseñador gráfico, dice en el documental: “Si no te sientes lo suficientemente rechazado y si no sientes esa necesidad de salvar tu vida haciendo algo, entonces para qué hacer arte”. La sensación de estar en continuo conflicto con nuestro entorno, es algo que sin querer nos puede dar la voz y materia que se necesita para participar de manera exitosa en otras áreas de conocimiento. Se dice que el arte es pura vanidad, pero en algunas ocasiones hacer arte funciona más como una terapia para evitar que tomemos una pistola y salgamos a tirotear media ciudad de noche.

Harmony Korine, director de cine independiente y realizador de películas como Kids y Gummo, es otro gran ejemplo en el documental de que lo convencional no siempre es lo mejor o lo correcto. Muchas de sus películas estuvieron influenciadas por ésta buena etapa de su vida que le tocó compartir con sus compañeros. Los chicos malos considerados raros, diferentes y etiquetados por la sociedad fueron los que más llamaron su atención y los que más inspiración le regalaron al momento de filmar. Beautifil Losers es un documental sincero y muy bien realizado que logra su cometido una vez que hemos terminado de verlo. Las ganas de ponerse a hacer algo con sus propias manos les surgirán de inmediato, y no se arrepentirán de haber perdido unos minutos de su vida viendo uno de los mejores reportajes de arte urbano que se conocen en la historia. Conocer el lado humano de cada artista y no el de la fama es lo que seguramente hace que se nos meta la espinita de querer lograr algo en la vida que nos deje una satisfacción y que sea divertido. Como hobby o como estilo de vida, la creatividad es algo que deberíamos preocuparnos más en conservar y menos en ignorar. Pueden ver el documental completo dando click aquí. Espero lo disfruten.

No es una revista, es un movimiento.