14245
The Walking Dead… y la tercera entrega de los putrefactos (Autopsia al zombie)

The Walking Dead… y la tercera entrega de los putrefactos (Autopsia al zombie)

19/Oct/2012

Entre místicos pedazos de intestino grueso volando por todas partes al ritmo de un hacha afilada y de unos ojos desorbitados, llegó a la televisión el pasado martes la serie The Walking Dead.

“He used to be like us…” nos recuerda solemnemente el protagonista, antes de aplicarle unos certeros hachazos a un cadáver putrefacto, en el capítulo segunda de la primera temporada. Los zombies adaptados desde el cómic, llegaron a la pantalla como otro medio de entretenimiento pero, al mismo tiempo, para recordarnos (a través de sus cuerpos martirizados por la peste) muchos de los malestares de nuestros días.

Creada por Frank Darabont a partir del cómic de Robert Kirkman y Tony Moore, The Walking Dead es un relato de terror que combina elementos de gore, suspenso y, una pizca, de cursilerías. La versión televisiva consolida el primer melodrama-zombie norteamericano que se ha conocido: aunque, por obvias razones, tanto su trama, como su crudeza gore aún permanecen muy por debajo de la calidad de la versión en historieta. Como contrapeso, la serie se permite explorar otras facetas de los personajes, crear nuevas aventuras a partir de estos y, sobre todo, introducir sorpresas.

La premisa de la serie transcurre en un mundo post-apocalíptico en el que los muertos se han levantado de sus tumbas para devorar la carne de los vivos. Entre el caos, un héroe también regresará a la vida para dirigir a los pocos sobrevivientes, se trata de un sheriff al mero estilo Clint Eastwood, llamado Rick Grimes (Andrew Lincoln). De igual forma, con mucho de ese conservadurismo americano al que Eastwood ha dado vida a lo largo de sus actuaciones y trayectoria.

Nuestro héroe es un policía que regresa de la muerte después de un tiroteo con criminales, para encontrarse con que el mundo se ha terminado debido a la pandemia voraz de los muertos que caminan. Rick se adentrará en el peligro, viajando entre ciudades infestadas de zombies para llevar a cabo su heroico propósito: salvar a su esposa e hijo. El personaje será un representante de los valores americanos que, como en un remix posmoderno de western, cabalgará forrado de armas, hacia una Atlanta podrida hasta las entrañas. En el transcurso de su viaje se encontrará con otros personajes que han resistido al holocausto, entre ellos su esposa Lori (Sarah Wayne Callies), su hijo Carl (Chandler Riggs) y a su mejor amigo Shane Walsh (Jon Bernthal). También conocerá a más sobrevivientes como al chico oriental Glenn (Steven Yeun), la joven Andrea (Laurie Holden), el viejo Dale (Jeffrey DeMunn) y el lobo solitario Daryl Dixón (Norman Reedus), entre otros.

En este show nos adentraremos de regreso al infernal mundo del rey George Romero y su Night of the Living Dead. The Walking Dead viene a ser otro homenaje apócrifo a este fundador de los muertos vivientes y a su universo de putrefactos cadáveres. La serie representa, en relación a su apego a las reglas del maestro, una adaptación más legal que todos los Resident Evil, 28 Days Later de Danny Boyle, Dawn of the Dead de Zack Snyder, o la serie británica Dead Set , entre otros casos emblemáticos.

Asimismo, la historieta de The Walking Dead tiene un carácter un poco más cándido en la psicología de los personajes, pero se reafirma en el planteamiento de ciertas reflexiones, en las atmósferas y, por supuesto, en el gore. Por otro lado, la serie rescata parte de esa esencia, en cuanto al argumento, y a veces lo potencia de forma ejemplar; pero en otras se degrada a melodrama televisivo: como sucedió un poco en la segunda temporada.

Venimos de haber apreciado una brillante primera temporada, una nada despreciable segunda temporada (aunque un poco incoherente) y seguimos, arrastrándonos cual zombies, en pos de las promesas para esta tercera entrega. Entre dichas novedades se incluye la aparición de uno de los personajes más populares del cómic, Michonne, la hermosa samurái afroamericana, que será interpretada por Danai Gurira. Al mismo tiempo, de las tinieblas del cómic ya se escucha clamar un nombre… The Governor (David Morrissey). Uno de los grandes villanos de la historia original, lo cual me hace pensar que por fin entraremos en materia. Y claro, de las creaciones originales del serial televisivo, al parecer el frenético y malparido Merle Dixon (Michael Rooker) volverá a escena para meterle más caos a este cuento de hadas.

Las tercera The Walking Dead es el reino de los muertos de Romero que nos vuelve a abrir sus celestiales puertas cubiertas de carroña. Nuestras miradas se desgarran de miedo y curiosidad ante el hallazgo. Esperemos que esta tercera mordida no sea todavía la vencida. Larga vida a los muertos vivientes.

No es una revista, es un movimiento.