14120
Pablo Larraín durante la filmación de NO

Pablo Larraín durante la filmación de NO

05/Nov/2012

Chile, tierra de protesta y lugar de tensiones políticas, es el país originario y fuente de inspiración del emergente director de cine Pablo Larraín. Con una filmografía algo modesta, pero ya con cierto peso, el director chileno estrenó en su país natal una de las películas con más relevancia dentro de su trayectoria fílmica en el séptimo arte. En entrevista con Indie Rocks!, Pablo Larraín platicó con nosotros acerca de sus experiencias y motivaciones para llevar a cabo la película NO, estelarizada por el actor mexicano Gael García.

“La principal motivación para hacer esta película es por supuesto la oportunidad de contar a la gente la historia completa de lo que sucedió en Chile durante la época de la dictadura”, dijo Pablo. “La mayoría de las personas saben como subió Pinochet al poder pero no cómo bajó.“Las personas y los aspectos importantes que estuvieron involucrados para contribuir a que este cambio fuera posible, me parece que es una historia muy valiosa y bastante interesante” continua, “La derrota de un dictador y las herramientas de publicidad que se utilizaron en este proceso era lo que realmente me interesaba”.

Y aunque la película esta basada en una obra de teatro la cual lleva por nombre Plebiscito, detrás de ésta se encuentra un trabajo de mucha investigación y tiempo, realizado por el mismo Pablo, y por el guionista, periodista y director de cine chileno: Pedro Peirano. “El reto más importante fue buscar y analizar el contexto de aquella época, para lograr aproximarnos a lo que verdaderamente sucedió en Chile durante el plebiscito de 1988 [...] Este es un tema profundo para Chile y me interesaba lograr en la película un buen equilibrio”, dijo Pablo Larraín.

Los archivos de época que utilizó Larraín en la película fueron en gran parte responsables del éxito de la misma. “Que no se notará la diferencia entre la ficción y los archivos, para mí era muy importante”, dijo Pablo cuando comenzó a explicar acerca del proceso de filmación de NO. “El relato es a principios de los 80 y para filmar se utilizó un soporte de antaño porque realmente no me interesaba la alta definición que hoy en día tienen las cámaras de estudio; creo que se logró una mezcla muy interesante”, concluyó.

NO es una película que en realidad no tiene porque estar dedicada a un cierto sector en específico”, comentó el director cuando preguntamos si dedicaba su proyecto a algún público en especial. “Lo que sucedió en Chile es algo que igualmente se asemeja a otras situaciones que han vivido otros países. Ustedes tienen al PRI”, comentó acertadamente. “Lo que yo intento transmitir con NO es un mensaje de que es posible cambiar las cosas a partir de la voluntad colectiva.Todos tenemos cosas en común, muchos exiliados de acá se fueron para México durante esa época y a final de cuentas esto es algo que nos afecta a todos”, reflexionó.

“Cuando haces una película siempre estas aprendiendo, no sabes como va a quedar y eso es bueno.El día que sepas como va a quedar tu filme, quiere decir que algo anda mal en el camino”, concluyó. NO, en palabras del mismo director, es un filme de documentación e inspiración para las personas. El 9 de noviembre Canana estrena NO.

 El miedo es la primer barrera a la que puede enfrentarse un pueblo reprimido, pero la sed de justicia y los actos de inteligencia pueden ser la clave que apunte hacía un mejor futuro.

No es una revista, es un movimiento.