82386
Entrevista con Gabriel Ripstein desde el FICM 2015

Entrevista con Gabriel Ripstein desde el FICM 2015

28/Oct/2015

600 millas, lo nuevo de Gabriel Ripstein.

Entre la variada programación ofrecida por el Festival Internacional de Cine de Morelia en su decimotercera edición, los asistentes al encuentro fílmico tuvieron la oportunidad de ver 600 millas, un thriller de acción en el que su director presenta la historia de un agente estadounidense de la ATF y un joven mexicano que se dedica al tráfico de armas, cruzando la frontera de México y Estados Unidos para conseguir su objetivo.

Gabriel Ripstein platicó con Indie Rocks! sobre varios aspectos de 600 millas, desde las razones por las que quiso contar esta historia y la investigación que tuvo que hacer para lograrlo, hasta cómo fue que consiguió que el actor británico Tim Roth apareciera en el filme como uno de sus protagonistas.

“La historia surge en Cannes, en el 2012, cuando Michel Franco presenta una película que se llama Después de Lucía y gana en la sección Una Cierta Mirada. Tim representa al jurado y llega con Michel y le dice: 'Oye, me gusta mucho lo que haces, ¿por qué no hacemos algo juntos?’; después de eso se hicieron dos películas", comentó el director mexicano acerca de la forma en la que el veterano intérprete llegó a los elencos de Chronic y 600 millas.

De acuerdo a Ripstein, Roth es un actor que busca proyectos interesantes, y afortunadamente, tanto Chronic como 600 millas así le parecieron, a pesar de que ambas son muy diferentes entre sí.

“Él conectó. Yo creo que él también, al ser director, busca cosas que le impliquen un reto, y creo que es ahí donde él reacciona con estos dos guiones”, complementó el realizador sobre su colaboración con el talentoso actor, cuyo segundo trabajo como director contará con la participación de Michel Franco y Gabriel Ripstein como productores con Lucía Films.

'600 Millas' Premiere - 65th Berlinale International Film Festival

Sobre la trama, que toma como contexto al tráfico de armas de México a Estados Unidos, el director dijo: “Yo siento que faltaba contar esa parte de la relación bilateral que existe entre estos dos países. Se ha hablado mucho del tráfico de drogas y se ha hablado mucho de migración ilegal. Ya se han contado esas historias, pero faltaban las armas porque es una realidad que hay muchas muertes a raíz del crimen organizado, y nadie se cuestionaba de dónde vienen las armas y las balas que provocan esas muertes”.

El cineasta vivió mucho tiempo en Estados Unidos y fue testigo de lo fácil que era comprar armas en esa nación, lo cual le parece algo perturbador y lo inspiró a plasmar dicha situación en una película que muestra muy bien la manera en la que los traficantes de armas las compran legalmente en territorio estadounidense, para pasarlas a México sin ninguna dificultad.

“Esa es la realidad de Estados Unidos. Estas tiendas en las que filmamos son reales y los vendedores de armas son reales. Fui a la ATF y tuve entrevistas con gente de ahí. Asimismo, fui con los vendedores de armas y todos leyeron el guion. Hice mi investigación y quise ser responsable al hablar de un tema complejo como este”, afirmó Ripstein al referirse al realismo que hay en la producción.

Aunque la cinta se centra en el tráfico de armas y en una problemática sumamente violenta, está hecha  de tal modo que casi no se muestra la violencia explícitamente, así que no se cae en excesos y se toma un camino más inteligente. El director piensa que 600 millas es una película sobre armas, en la que muchas de ellas no se disparan, y cuando sí lo hacen, se maneja de cierta manera para que resulte incómodo y así genere un mayor impacto.

600 millas podría representar a México en la próxima edición del Oscar, aunque será interesante saber cómo reaccionarán los miembros de la Academia ante el tema que trata. “Me da mucha curiosidad cómo van a reaccionar al tema, que es vigente desafortunadamente. El problema que tiene Estados Unidos con las armas se traduce en terribles incidentes de violencia, es terrorífico”, concluyó Gabriel Ripstein.

No es una revista, es un movimiento.