61244
Claire Burger y Marie Amachoukeli: Ménage à trois à film

Claire Burger y Marie Amachoukeli: Ménage à trois à film

08/Ago/2014

El equipo de Claire, Marie y Samuel Theis ha engendrado una ópera prima bien recibida por la crítica. No es el inicio, sino la continuación del camino que han recorrido juntos

La creación artística a veces puede ser más complicada cuando es entre varias personas, si bien en un grupo musical pueden hacer sinergia las habilidades creativas de varios integrantes, en el caso del cine puede haber discordia cuando tres individuos comparten el puesto de director. Nos podemos poner a evaluar los pros y contras de la situación pero a final de cuentas, cuantas películas recuerdas con tres directores?

Sin embargo en el caso de los cineastas franceses Claire Burger, Marie Amachoukeli y Samuel Theis; los tres han tenido prácticamente el mismo desarrollo cinematográfico, desde su educación hasta sus primeros proyectos, y parece que han encontrado un lenguaje fílmico común que les permite permanecer compaginados y mantener los desacuerdos (casi) al margen. Después del estreno de su primer largometraje, Party Girl, hablaron en exclusiva para Indie Rocks! sobre su ópera prima y su manera de trabajar.

Nos comenta Claire: “Nos conocemos desde hace tiempo, ya habíamos hecho un primer corto sobre la vida de Angelique (Litzenburger, protagonista de Party Girl). Descubrimos que era muy buena actriz, entonces decidimos ahondar más en su vida. Luego ocurrió la boda de la mamá de Samuel, un día lo llamó y le dijo “me voy a casar”. Él no sabía nada, llegó y estaba toda la familia y colegas del cabaret donde ella trabajaba, le pareció a Samuel extraño que no era muy real la relación entre su mamá y este hombre; obviamente de aquí tomamos la inspiración para Party Girl.”

Una interesante combinación entre la realidad y la ficción, en este filme los tres directores tuvieron que encontrar la manera de conectar las diferentes inspiraciones para lograr un trabajo coherente; durante el desenvolvimiento de Party Girl, Angelique por momentos parece simplemente padecer de alcoholismo, a lo que Marie confiesa jamás haber pensando de esa manera, pero tendría cierto sentido. De acuerdo a la realiadora, Marie ya no bebía para ese entonces, pero recuerda que su trabajo era lo que lo llevaba a esas adicciones.

Agrega Claire: “Ella tiene una relación complicada con el alcohol, solía tomar para ser menos penosa en su trabajo al estar platicando con los clientes del cabaret y llegó a tal punto que se sentía aburrida si no estaba tomando, siempre ha relacionado al alcohol con la diversión.”

Aparte de compartir la silla de dirección; Claire, Marie y Samuel mantienen un círculo íntimo en sus producciones al contar con la colaboración de amigos y familiares en los papeles estelares de sus proyectos. Manteniendo todo “entre familia” no debe entenderse como haberse asentado en su zona de confort; precisamente son las personas más cercanas las que tienen la confianza para llevarte la contra constantemente.

“Tenemos tanto tiempo conociéndonos que nos podemos decir todo, criticar abiertamente, nos conocemos tan bien que sabemos cómo vamos a reaccionar, pero sin esta relación tan cercana no hubiera sido posible la película. Trabajar así no fue difícil para nosotros, difícil fue el guion, porque queríamos un guion muy bien desarrollado que nos tomó como tres años, tratando de conjuntar esto de ficción con realidad, juntar la vida y sentimientos de cada personaje fue lo difícil.” comenta Marie.

Con el éxito obtenido de manera tan pronta, Party Girl ganó la Cámara de Oro en la 67ava edición del Festival de Cannes, puede pensar uno que el trío va a seguir compartiendo la silla, las discusiones y las mieles del éxito.

Dice Marie: “Haremos cosas juntos y cosas por separado, no queremos que siempre nos identifiquen como el equipo de tres personas para todo. En cuanto a nuestro próximo proyecto, es muy pronto para poder comentarte algo al respecto.”

Seguiremos al pendiente de este equipo fílmico francés; seguramente su siguiente entrega estará también repleta de un cine sincero y lleno de vida, con todo y los sinsabores que esta conlleva.

No es una revista, es un movimiento.