15064
Short Short Films Fest y Asia en el COF2012

Short Short Films Fest y Asia en el COF2012

02/Nov/2012

Una de la mejores curadurías dentro del Cut Out Fest 2012 se llevó acabo dentro de las instalaciones del Teatro Alameda, durante el primer día de proyecciones en la 4ta edición del festival. Short Short Films fue el encargado de traer a México ocho de los mejores trabajos realizados por algunos de los exponentes mas relevantes de Tokio, en cuanto a animación y sonido se refiere. Japón es un país conocido por su capacidad tecnológica arrolladora, y demostró que su participación dentro del contexto del Cut Out no podía en definitiva pasar desapercibida. El destacado nivel de los japoneses en esta área salió a relucir desde la primera proyección que se llevó acabo en el foro, gracias a cortometrajes como: The Light y One Light Life, los cuales fueron muy bien recibidos por el público debido a la temática ambiental que desarrollaron en su contenido. La falta de conciencia en el hombre, un futuro esperanzador, el anime y el humor estuvieron presentes a lo largo de la presentación de los videoclips y fueron excelentes.

El terror, por supuesto, era un género que no podía faltar en éste ámbito; la animación de una tierna niña sacó de cuadro a los asistentes cuando con escasos minutos de haber hecho su primer aparición en pantalla, de repente apareció asesinada y sin corazón, dejando a su paso una situación completamente intrigante y llena de misterios.

La animación de plastilina es sin duda una técnica que evoca muy bonitos recuerdos a los amantes de esta disciplina, pero Hakodate City fue uno de los cortos que demostró de manera más tangible lo que Japón y su tecnología significan para los habitantes de este país. En contraste con todo esto, el cortometraje de Maya Yonesho, Go West, Go East, fue uno de los más sencillos, bonitos y autóctonos que se pudieron apreciar. En su trabajo demostró que en ciertas ocasiones el viejo dicho de “menos es más” puede llegar a ser completamente cierto, ya que con un stop motion bastante interesante y sencillo, logró plasmar exitosamente la visión que tiene acerca de su ciudad y los bellos paisajes que la colorean antes su público. La banda sonora fue sin duda una de las mejores dentro de la exhibición y aún se pueden escuchar en la sala las resonancias de los viejos tambores y la mágica flauta que dieron vida a su cortometraje.

No es una revista, es un movimiento.