32365
La Fuente de las Mujeres #MICGénero2013

La Fuente de las Mujeres #MICGénero2013

07/Sep/2013

La Fuente de las Mujeres

Radu Mihaileanu

Leïla Bekhti, Hafsia Herzi, Hiam Abbass

Bélgica / Italia / Francia, 2011

Elzévir Films

Utilizando como lienzo el bello panorama de un pueblito pintoresco al norte de África, el director Radu Mihaileanu pinta un cuadro en donde el sujeto estelar es: la mujer. Ella y su capacidad, y derecho!, para cuestionar los roles tradicionales que pueden variar de comunidad en comunidad, pero que en su mayoría la ubica como una especie de sirvienta para los hombres. La Fuente de las Mujeres (La Source des Femmes, 2011) es la historia de un bando de hembras uniendo fuerzas para alcanzar su cometido, que aunque el objetivo no pueda ser monumental, como dice el cliché: es el principio lo que cuenta. 

Al principio, era mi impresión de que la historia se desarrollaba en alguna época antigua; pero cuando una de las estelares saca el celular y se conoce que el grupo tiene una leve obsesión por las telenovelas mexicanas; me percaté de que estábamos en el presente. Leila (Leïla Bekhti) es una "extranjera" en este pequeño pueblo, realmente solo viene del sur del país. Observa con desdén como el grupo de mujeres aquí se ha resignado; y lo peor, piensan que son felices, trayendo el agua desde la punta del cerro por un sendero rocoso y empinado, y engendrando niños como si fueran bolillos: una de ellas ha parido 19 veces.

Las ideas radicales de Leila como igualdad y respeto no sientan del todo bien con las mujeres pero logra sonsacarlas con la ayuda de la figura maternal del grupo, La Vieja Fusil (Biyouna) y el apoyo de su esposo liberal Sami (Saleh Bakri). El bando de mujeres decide que ellas no irán más por el agua. El que parecía un chiste pasajero sobre como las mujeres deberían de hacer una huelga de sexo respecto a esta cuestión del agua; resultó ser, en efecto y para mi sorpresa, el meollo de la película.

El personaje de Leila despierta en el grupo un sentimiento de auto-valorización que se encontraba dormido. Todo suena bastante grueso, pero La Fuente de las Mujeres es tanto comedia como drama. No se que tanto me hubiera gustado realmente si yo fuera de ascendencia, digamos, Bereber; puesto que la trama utiliza estereotipos "simpáticos" como bailes orientales frente a un grupo de turistas, en representación de nosotros: el público. La ostentosa iluminación en cada escena, por ejemplo la que convierte el baño público femenino en un set de Disneylandia, refuerza este sentimiento de que los lugares idílicos siguen siendo solo el lienzo para plasmar lo importante: el mensaje; no las realidades regionales.

No es una revista, es un movimiento.