31736
Just Do It: Una Historia de Bandidos Modernos #MICGénero2013

Just Do It: Una Historia de Bandidos Modernos #MICGénero2013

30/Ago/2013

Just Do It

Emily James

Reino Unido, 2011

Left Field Films 

La Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género ha ofrecido una amplia gama de documentales que se avocan al activismo ecológico y ambiental de nuestro planeta. En una escala del uno al diez, donde uno es reciclar y diez es violencia; Una Historia de Bandidos Modernos (Just Do It: A Tale of Modern-Day Outlaws, 2011) estaría perfectamente ubicada en el cinco. La directora Emily James se integra a un grupo de activistas comprometidos con su causa para afirmar que reciclar no es suficiente, pero que reconocen el límite entre ser detenidos y ser culpados de cargos más serios.

James, y algunos de los activistas referentes de este documental, corren Inglaterra como parte de los grupos Climate Camp y Stupid Plane. En el caso de Climate Camp, organizan actividades disruptivas como impedir el trabajo de un banco que provee fondos para una de las empresas que atentan contra el medio ambiente; se adhieren con pegamento y forman una barrera humana en la entrada hasta que llega la policía a quitarlos. En otra instancia, ingresan ilegalmente en una planta de energía de carbón, hasta que llega la policía y el grupo logra escapar.

Los jóvenes están bien organizados y se agrupan en células de cuatro miembros llamadas "affinities" y "bricks" lo que les da una capacidad de decisión y movilidad más eficiente. Estas actividades, aparentemente innocuas, sirven a un propósito más importante, ya que más allá de las rejas dañadas o las libras esterlinas perdidas por el banco, atrae la atención de la prensa. El componente más importante de sus protestas, el de RP, surte efecto al colocar sus causas en las portadas de os periódicos The Sun, Tribune y The Guardian, dándole la necesitada atención a los temas, misma que es necesaria para persuadir las decisiones de políticos, quienes son los verdaderos factores determinantes.

Climate Camp se desanima un poco, especialmente después de una visita a Dinamarca para protestar en el marco de una reunión del G-20; pero también está el caso del grupo Stupid Plane, quien a través de años de demostraciones, han retrasado una vez más la construcción de la tercera pista de Heathrow.

No es una revista, es un movimiento.