52332
El color del #GIFF2014 en San Miguel de Allende

El color del #GIFF2014 en San Miguel de Allende

27/Jul/2014

Desde el año pasado, el Guanajuato International Film Festival volvió a un San Miguel de Allende que reclamaba su regreso y que ha justificado con creces el que haya sido así. La ciudad multicolor del estado de Guanajuato, destacada por la prestigiada revista Condé Nast Traveler como la mejor ciudad para visitar en el mundo, se ha llenado de tradición, música, color, calor y sobre todo mucho cine.

Un día cualquiera, en plena jornada del festival, es una probada de la grata experiencia que significa para visitantes, invitados, organizadores, prensa y curiosos. En San Miguel de Allende lo que no falta es movimiento y hoy, en los primeros días de la 17ª edición del GIFF, no falta ni sobra nada; todo está en su justa medida. Tan sólo la actividad del sábado 26 de julio es una prueba de lo anterior.

Como cada año, la asociación de las Mujeres en el Cine y la Televisión reconoció a tres destacadas mujeres: Maryse Sistach, directora de Perfume de violetasAdriana Roel, cuyo trabajo más reciente es No quiero dormir sola; y Lucrecia González Muños, quien, a modo de homenaje póstumo, recibió también un sentido reconocimiento: la Cruz de Plata del GIFF.

Edificios públicos y las calles mismas son parte del color de una ciudad que ha sido siempre abierta a los curiosos que se permiten visitarla. Espacios como el Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante”, donde se exhiben cintas además de exposiciones propias del lugar, o el mismo Jardín Principal ubicado en el corazón de la ciudad, que fue testigo de la participación de la Orquesta Internacional Valle de Santiago, son algunos elementos de un festival que además de pedir más cine, pide más arte y más cultura.

Eso sí, nada de ello sería posible sin los asistentes, que llenan foros, calles y abrazan una ciudad que vive sus mejores días en este festival. El homenaje a Cantinflas, hijo predilecto de San Miguel de Allende (que contó con varias propiedades de descanso en el lugar, además de filmar ahí su película El Padrecito), fue otro de los motivos para animar el festín cinematográfico. Personajes caracterizados del “mimo de México” fueron parte de una noche en la que se presentaron las cintas La vuelta al mundo en 80 días y la muy esperada película biográfica del comediante mexicano.

Ya por la noche, el cine se trasladó al Panteón Municipal de la Ciudad, donde entre criptas iluminadas se presentó un ciclo del invitado de honor, Roger Corman. La cinta que nos tocó ver fue La caída de la Casa Usher, basada en la historia original del norteamericano Edgar Allan Poe, y que sacó no una sino varios gritos de emoción. Tan sólo ser parte de esa experiencia es ya algo francamente emocionante.

El Guanajuato International Film Festival regresó a San Miguel de Allende y la decisión sigue siendo aplaudida. Éste es un festival que nunca debió irse y que nunca deberá volver a hacerlo.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

No es una revista, es un movimiento.