74764
GIFF 2015 Día 3 #Meximorfosis

GIFF 2015 Día 3 #Meximorfosis

El tercer día del Festival Internacional de Cine de Guanajuato estuvo pletórico de proyecciones, funciones y eventos especiales con un variado y rico surtido para que los asistentes tuviesen de donde escoger.

Como siempre, las actividades iniciaron desde temprana hora. Por ejemplo, en la Casa de Mayorazgo de la Canal a las 11:00 horas se llevó a cabo la presentación de libro Cuatro sexenios y un cine dorado, editado por Grupo Editorial Benma y el Tecnológico de Monterrey. Este trabajo de Andrés Barradas es una investigación que abarca desde el sexenio de Lázaro Cárdenas hasta el de Adolfo Ruiz Cortines, y en los cuales surgió, tuvo su auge y posterior decadencia la denominada Época de Oro del Cine Mexicano. En palabras del autor, más que ser solo una revisión de esa etapa del cine nacional, se trata de sondear los paralelismos existentes entre la vida política y la vida cinematográfica del país, ya que sostiene que las personalidades de cada uno de los presidentes en turno estaba presente no solo en su forma de dirigir al país, sino también en sus políticas respecto al cine. Así por ejemplo, mencionó que la problemática actual sobre la exhibición y distribución de películas en la pantalla, así como la lucha por una cuota de taquilla exclusiva para el cine nacional no son una problemática reciente. Una obra que invita a entender el presente revisando nuestro pasado.

Al término de esta presentación, en el mismo recinto se celebró una conferencia de prensa denominada MexiCannes 2015, que es un programa de residencia de verano establecido por el festival ocho años atrás, y que organiza en conjunto con Cinefondation. Cada año recibe a una docena de jóvenes directores de varias partes del mundo, y les ofrece asesorías y oportunidades para apoyarles a catapultar sus carreras. Este 2015, el programa dio la bienvenida a directores laureados en las sesiones XXIX y XXX de Cinefondation, así como a dos mexicanos becados para la Residencia de Verano. En el panel estuvieron presentes los jóvenes realizadores Khadar Ahmed (Somalia); Hannaleena Hauru (Finlandia); Neto Villalobos (Costa Rica); Ruthy Pribar (Israel); Gábor Reisz (Hungría) y Serhat Karaaslan (Turquía), quienes hablaron de sus experiencia desprendidas de participar en dicho programa, así como sus impresiones del GIFF, de San Miguel de Allende, y de México.

Por la tarde, se celebraron los últimos conciertos programados en esta sede. El exotismo se apoderó del Jardín Principal con la presencia de la agrupación turca Baba Zula, quienes nos llevaron a un viaje por esa región del mundo a través de sus interpretaciones, guiadas por su frontman Murat Ertel, quien fungió como una especie de Chamán cósmico, invitando a nuestras mentes a viajar a lejanos lugares y dejarse seducir, apoyándose tanto en las notas producidas por su Bağlama (un instrumento de cuerdas tradicional de la región) como por la interpretación de una sensual cantante, que nos invitaba a abandonarnos y dejarnos llevar por sus ritmos orientales. Invitación a la cual los asistentes se entregaron con gusto.

Y para regresar a la tierra y a nuestro país, a continuación subió al escenario la Banda Rinconense, que a ritmo de tamboras y percusiones puso a bailar a todos con sus interpretaciones, las cuales incluyeron sus versiones personales a emblemáticos temas como “La vida no vale nada”; “Juana la cubana”; “Popotitos”, “La plaga”, “Camarón Pelao” y “Mi último deseo”.

Al término del concierto, se llevó a cabo en ese lugar la proyección al aire libre, que esta vez ofreció un programa doble, iniciando con la proyección del cortometraje documental Boxeadora, de la norteamericana Meg Smaker, y en el cual conocemos la historia de Namibia, la única pugilista cubana de nivel olímpico, que ha desafiado la prohibición impuesta por el gobierno de Castro en su país que prohíbe el boxeo femenino. Una inspiradora historia de una mujer que lucha por materializar su sueño (que es participar en una Olimpiada), y que a pesar de la infinidad de obstáculos que se lo han impedido hasta ahora, no deja de esforzarse para concretarlo. La realizadora estuvo presente para llevar a cabo la presentación de su cortometraje.

Posteriormente, el realizador mexicano Arturo González Villaseñor pisaría el escenario para platicar brevemente (a modo de presentación) sobre su filme Llévate mis amores, que fue exhibido a continuación. Se trata de un documental sobre un grupo de mujeres conocidas como Las Patronas, quienes desde 1995 se organizan para cocinar y preparar comida que le proporcionan a todos aquellos migrantes centroamericanos que pasan por su comunidad a bordo del tren de carga conocido como La Bestia; en su camino hacia la frontera norte en busca de una vida mejor. El documental se acerca a este grupo de personas, y nos da a conocer sus historias, sus motivaciones que las empujaron a hacer tan noble acción que inclusive las ha llevado a curar y proteger a aquellos migrantes heridos o accidentados al caer del tren. Un conmovedor relato de altruismo y solidaridad entre personas humildes que actúan sin esperar ningún tipo de recompensa y reconocimiento, y que lo hacen solo por amor a su prójimo.

Al finalizar la función, se realizó una sesión de preguntas y respuestas en la que además del director, estuvo presente Lorena Aguilar, una de las mismísimas patronas. Y con este acto se puso punto final a las actividades del día de ayer.

No es una revista, es un movimiento.