15613
Flor en Otomí y las fotografías de un pasado no concluido

Flor en Otomí y las fotografías de un pasado no concluido

09/Nov/2012

Como parte de la selección oficial de documentales del 2012, se estará exhibiendo la pieza Flor en Otomí de Luisa Riley en la presente edición del festival de Morelia.

La trama pareciera sacada de alguna película de conspiración o del libro IQ84 de Murakami, sin embargo el sufrimiento y los hechos pertenecen al régimen de lo real; y específicamente al contexto mexicano. Un grupo de jóvenes mexicanos, en la década de los 70, intentó crear una comunidad con bases socialistas (y al mismo tiempo una célula de combate) con la intención de oponerse al gobierno, al que consideran injusto y represor. En una época llena de ideales y sueños de cambio, vivió una chica cuyo nombre significaba flor en Otomí; ella fue uno de los protagonistas de este conflicto.

Una película que recupera la historia de un México distante en época pero muy afín al de nuestros días; una nación con demasiados esqueletos en el armario de lo político y con otros tantos regados a lo largo y ancho de años de represiones sociales. Esto y las historias perdidas de tantos jóvenes que dejaron sus sueños y vidas en las marchas y luchas olvidadas de los 70, serán algunas de las imágenes que se nos revelarán en pantalla. Esa terrorífica época de la guerra sucia del ex presidente Luis Echeverría, será la otra parte del contexto de este filme. Y en el centro de todo surge la memoria de una  afable figura (un recuerdo perdido entre las imágenes del pasado): la fotografía sonriente, en blanco y negro, de Dení Prieto Stock, de 19 años. Una chica de mirada alegre, cabello negro y frágil figura, como cualquier compañera con la que pudiéramos encontrarnos en alguna universidad del país. Dení fue una activista de carácter férreo y armas tomar que, junto a cuatro de sus compañeros del grupo guerrillero Fuerzas de Liberación Nacional, terminó ejecutada el 14 de febrero de 1974, en la casa donde nació Sor Juana Inés de la Cruz, en Nepantla, Estado de México.

A través de testimonios, fragmentos del diario de Dení Prieto Stock, fotos y entrevistas, Luisa Riley se adentra en la reconstrucción de esta cruda historia. Una historia que se vuelve bastante reveladora si se contrasta la situación del México de aquellos días, con la del actual. Conflictos políticos, descontento social y una juventud que se enfrentó a su gobierno. Todo un espectro del cual el imaginario mexicano siempre ha pretendido huir pero del que, irónicamente, la realidad no se ha separado ni un milímetro. Así, el a momentos conmovedor y duro documental de Riley nos enfrenta con esa parte de la historia (y las historias) de una guerra que el país aún no deja atrás.

No es una revista, es un movimiento.