Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

100683
#FICM 2016 Día tres: Cine mexa, premios, homenaje y sorpresas

#FICM 2016 Día tres: Cine mexa, premios, homenaje y sorpresas

Mucho cine mexicano, premios, homenajes y una sorpresa nocturna en el tercer día de actividades del FICM 2016.

Tercer día del Festival Internacional de Cine de Morelia FICM, y la presencia mexicana se hace sentir desde temprano, con funciones en la sala 1 del Cinépolis Centro, de un par de películas que forman parte de la Selección Oficial en Competencia. Se trató de Esa era Dania de Dariela Ludlow Deloya y Todo lo demás de Natalia Almada. En ambas proyecciones, se contó con la presencia de la realizadora y/o del talento involucrado.

Esa era Dania trata sobre una joven madre soltera y nini, que no va bien en sus estudios y se encuentra desempleada tras ser despedida de su último trabajo. Entristecida, Dania deambula por las calles y accidentalmente se topa con un celular de otra joven. Las imágenes y videos contenidas en él la hacen confrontar su propia existencia y poco a poco nace en ella el deseo de romper con su monotonía y tratar de hacer algo más.

La cinta es un interesante híbrido entre la ficción y el documental, donde el personaje principal que le da nombre, se interpreta a si misma en un momento difícil de su vida. “Vivía una fantasía, estaba perdida y no lo veía, verme cómo estaba fue muy fuerte. Tengo momentos de debilidad pero más bien ya los sé reconocer, emocionalmente no estaba bien y hacía las cosas mal” afirmó la propia Dania Deloya, quien estuvo presente junto con la directora Daniela Ludlow (su prima en la vida real); los productores Rodrigo Heranz y Ana Hernández y el editor Miguel Schverdfinger.

Esa era dania

Por su parte, Todo lo demás es un relato protagonizado por la actriz internacional Adriana Barraza, en el papel de Flor, una mujer empleada de una instancia gubernamental quien lleva una vida gris, rutinaria y muy solitaria, la cual encuentra muy difícil cambiar. Dicha dificultad es simbolizada por su reticencia a meterse a nadar con otras personas en una alberca que frecuenta, lo cual le mortifica y deprime.

“Cuando Natalia empezó a escribir este guión, lo que estaba escribiendo era un documental. Empezó a describir y a imaginar la vida de Doña Flor, una señora que vemos todos los días en todas las oficinas de gobierno” reveló Alejandro de Icaza, uno de los productores, presente en la sesión de preguntas y respuestas junto con Gabriela Maldonado y Mónica Reina-Kadner, quienes también participaron en la producción.

Por la tarde, como parte del homenaje al cineasta Julio Bracho, se inauguró la exposición fotográfica Julio Bracho: el misterio de la luz crepuscular, en el andador Hidalgo del centro Histórico de la ciudad de Morelia, y se llevó a cabo un recorrido al que asistieron: Daniela Michel, directora del FICM; Paula Amor, coordinadora de difusión del FICM; Rajendra Roy, curador del Museo de Arte Moderno de Nueva York; Alicia Lebrija, presidenta ejecutiva de Fundación Televisa; Héctor Orozco, curador de la exposición fotográfica; Guadalupe Ferrer, directora de la Filmoteca de la UNAM, y Diana Bracho, Julio Bracho y Pablo Bracho, actores e hijos del homenajeado.

“Estoy muy agradecida con el festival por lo que han hecho para recuperar la obra de mi padre. Estoy muy emocionada de venir a ver estas fotos que con seguridad, no conozco en su mayoría. Estoy reconociendo y redescubriendo a mi padre”, comentó Diana Bracho. La exposición permanecerá allí hasta el 30 de octubre.

Poco después, en la Tata Mezcalería, y en víspera de la próxima entrega del Premio Iberoamericano de cine Fénix, Cinema23 dio a conocer los ganadores de los premios especiales que se entregarán en la ceremonia a efectuarse el 7 de diciembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris de la Ciudad de México. Se anunció que el Premio Fénix a la Trayectoria fue otorgado al director y escritor chileno Alejandro Jodorowsky, creador de joyas de culto tales como El Topo (1970), La montaña sagrada (1973) y Santa Sangre (1989) posicionándole como uno de los directores más aclamados por la crítica. El Premio Fénix de los Exhibidores fue para Los 33 (Chile-Estados Unidos, 2015) de Patricia Riggen, que lo obtuvo gracias a el número de países en donde fue exhibida en salas de cine comerciales, su participación en la taquilla total dentro y fuera de su país de origen y la taquilla total recaudada por la película en Iberoamérica. Este reconocimiento fue otorgado por algunos de los principales exhibidores de la región. Finalmente el Premio Fénix al Trabajo Crítico brindado por la Federación Nacional de la Prensa Cinematográfica FIPRESCI, fue para Miguel Marías, crítico de cine español quien desde 1966 ha colaborado con diferentes medios y programas entre los que destacan ¡Que grande es el cine! (TVE), Cine en blanco y negro y Querer Cine (para Telemadrid). El escritor fue también Director de la Filmoteca Española y del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales ICAA de su país natal.

De vuelta a Cinépolis Centro, nuevamente en su sala 1 se proyectaría un filme nacional. Se trató del documental Mexicanos de Bronce (2016) de Julio Fernández Talamantes, coproducción de Perro Rojo Films, Cine Caníbal, el Sistema público de Radiodifusión del Estado Mexicano y Canal 22.

Mexicanos de Bronce nos guía al interior del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente ubicado en la Ciudad de México, para conocer las historias de vida de Rocky, Bullet y Homes, un trío de internos que encontraron en la música rap una forma de hacer más llevadera sus condenas y poder expresar sus sentires, además de denunciar el crimen, la pobreza, las adicciones y la violencia en torno suyo. Al final de la función, el director y parte de su crew estaría presente para sostener un diálogo con los asistentes.

Ya por la noche, en ese mismo complejo se celebraría la función de gala y estreno nacional de Un cuento de circo & A Love Song, debut en la dirección del actor Demián Bichir. En ella cuenta la historia de Refugio, un payaso de circo que abandona el mundo de la carpa en busca de sus sueños y el amor. En una historia paralela, su padre, a quien no ve desde que era un niño, sobrevive a sus fantasmas y por azares del destino consigue reencontrarse con él.

Un cuento de circo & A Love Song cuenta con la participación de la actriz texana Eva Longoria interpretando al personaje de Angela, quien estuvo presente en la alfombra roja al lado de Ludwika Paleta, Arcelia Ramírez, José Ángel Bichir, Julio Bracho y Stefanie Sherk, parte del elenco del filme. Respecto a su actuación, Longoria reveló que “Demián me preguntó si podía montar un caballo y le dije ‘¡Claro! Nací en Texas, soy texican, nací en un caballo’, pero llego a grabar y quiero montar, brincar y no me dejan. Me dijeron que tenían a una chica que lo haría pero yo quería montar. Sólo me dejaron caminar con él, sin embargo, monté muchas veces”.

Demián Bichir y Eva Longoria develaron la butaca con su nombre que reconoce a los invitados distinguidos y más cercanos del festival. Alejandro Ramírez, director del FICM, agradeció su presencia e invitó al actor y actriz a sentarse en ellas. Ambos lugares permanecerán en la sala 4 de Cinépolis Centro, espacio destinado a los estrenos.

Dentro de las últimas proyecciones de ese día, destaca sin duda la de The Transfiguration (Estados Unidos, 2016) ópera prima de Michael O’Shea, un acercamiento distinto al tema vampírico, a través de Milo, un solitario y marginado huérfano quien vive con su hermano y sufre de burlas y abusos por parte de otros chicos de su barrio. Pero Milo guarda un oscuro secreto vinculado a su afición por los chupasangre. La llegada de una jovencita que simpatiza con él sacudirá su mundo y lo hará replantearse sus acciones.

A pesar de lo avanzado de la noche, O’Shea estuvo presente en la proyección y respondió algunas preguntas del público al finalizar la función.“Mi novia fue la productora de la película, cuando la conocí, acordamos en hacer una película de terror juntos y la hicimos. Aunque al inicio no logramos recaudar los fondos, quería hacer una película tipo slasher, más violenta, pero después pensé en una película más económica de hacer y se me ocurrió esta idea”, compartió con los asistentes, y agregó que para él su largometraje “es sobre terror a la muerte. Cuando pienso en vampiros lo primero que me viene a la mente es la inmortalidad, el no morir, por eso quise hacer una película de alguien que acepta su muerte y a mí me aterroriza la muerte”.

No es una revista, es un movimiento.