Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

65187
Arranca FICUNAM 2015

Arranca FICUNAM 2015

02/Mar/2015

El maestro Ayala Blanco, como un disciplinado monje del cine, hace su entrada triunfal por la explanada del MUAC, avanza a paso lento pero seguro en pos de reencontrarse con una importante festividad del cine. Un reportero con el celular en la boca le dirige un saludo al consagrado crítico de cine, éste no lo nota, baja las escaleras hacia la entrada de la sala Miguel Covarrubias, espacio donde ya pueden verse caras conocidas, como la de Eva Sangiorgi, Jean Christophe Berjon, los jóvenes críticos de FILME magazine, el actor mexicano Tenoch Huerta o el director alemán Volker Schlöndorff.

El pasado 25 de febrero El Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM) tuvo su inicio oficial con la ceremonia de inauguración que se llevó a cabo en la Sala Covarrubias del CCU de la UNAM.

Durante el evento Eva Sangiorgi habló de algunas de las novedades del festival, presentó a los ganadores del concurso de cineminutos ¡En metro a FICUNAM! y expresó la satisfacción de que el festival llegara a su primer lustro.

Antes de comenzar la proyección de bienvenida, Sangiorgi expresó que habían adelantado este evento de inicio, que originalmente estaba programado para el 26 de febrero, en apoyo a las familias de los 43 normalistas desaparecidos. En ese momento la gente dentro de la sala comenzó el famoso conteo y la petición de justicia, como recordatorio simbólico de una de las tragedias más escandalosas del México de los últimos años. Y en el silencio que siguió a aquellas consignas, dentro de una sala abarrotada, las últimas y premonitorias palabras que Pier Paolo Pasolini dijera para el diario La Stampa, retumbaron dentro de todos los corazones: “Todos estamos en peligro".

El evangelio según Pasolini

 Pasolini nos enseñó a conocer la noche romana sin haber ido a Italia o las tragedias de los clásicos a través de violentos ritmos de jazz setentero, como lo muestra la preciosa y exultante Appunti per un'Orestiade africana (1970); quizás por ello el frenético Abel Ferrara le dedicara al gran maestro un par de apuntes desde la imagen-movimiento. Y la imagen no se hizo esperar.

Para abrir este 5° FICUNAM la nueva cinta Pasoloni (2014), de Ferrara, coronó la noche de imágenes, relatos dentro de relatos y otras visiones. Con la actuación de Willem Dafoe interpretando al mítico director italiano, el último gran neorrealista o el destructor del neorrealismo, Ferrara construye un recorrido a través de las últimas 48 horas en la vida de Pasolini; con especial atención en la entrevista que éste diera poco antes de su asesinato para La Stampa y el proceso creativo en relación al guión que Pasolini dejó inconcluso, Porno-Teo-Colosal. Palabras, huracanes internos y hombres que son devorados por la noche, a las orillas del mar, bajo las llantas de un Alfa Romeo.

El juego metaficcional está presente en la cinta, que más allá de una biopic o biografía completa sobre el creador, me parece una serie de apuntes y notas al margen de un cuaderno infinito, de un evento de vida: la muerte de Pasolini.

Pero antes de la muerte, la imaginación atrapó a la imagen, la película nos muestra una serie de charlas en las que a través de un Dafoe pierpaolizado accedemos a algunos de los pensamientos más singulares del director de Salò o le 120 giornate di Sodoma. Si Pasolini fuera un libro, esta película equivaldría a los subrayados que un estudiante inexperto, en este caso Ferrera, nos deja apasionadamente sobre algunas ideas y obsesiones dentro del texto. Ferrara subraya la rebeldía desde la homosexualidad, la militancia intelectual, el pensamiento inquieto de un creador y la inteligencia que se disuelve en la noche de una época violenta. Lo demás son ecos que se miran desde una escalera insensata que se dirigiera hacia el infinito, o como expresa un personaje de una película jamás filmada: “¿Falta mucho para el Paraíso? Es que tengo ganas de orinar.”

No es una revista, es un movimiento.